Vox se opone al archivo del caso del incidente del bar en Reyes, como pide Cabrera

Comparte este post

Vox se ha opuesto a la petición elevada por el concejal de Gobernación del Ayuntamiento de Sevilla, el socialista Juan Carlos Cabrera, al Juzgado de Instrucción número 13, en demanda del archivo de las diligencias incoadas a cuenta de la denuncia formulada en su contra por dicho partido por el altercado acontecido el día de Reyes en el restaurante ‘Princi.Pico’ al ser denegada a su familia una mesa para diez personas cuando la jornada de los hechos sí estaba permitido tal extremo.

Frente al citado escrito del edil socialista, que pide el sobreseimiento de las actuaciones para «poner fin al espectáculo que pretende la acusación popular (Vox) en esta causa, movida exclusivamente por motivos políticos»; alegando que dicho concejal «no promovió ni sugirió ninguna actuación policial, como han adverado tanto la Policía Nacional como la Policía Local», ni profirió «insulto alguno»; Vox considera que por el estado de la causa, a Cabrera «no le corresponde» solicitar el archivo.

Según el partido, que ha pedido en más de una ocasión que Cabrera declare como investigado, actualmente el edil «ostenta la condición de denunciado y además, querellado, sin que tan siquiera haya sido citado para prestar declaración en calidad de denunciado».

A QUIEN COMPETE PEDIR EL SOBRESEIMIENTO

«Sólo compete formular petición de sobreseimiento a las partes acusadoras en el procedimiento. En este caso, correspondería únicamente al Ministerio Fiscal y a las acusaciones personadas en la causa pero nunca al denunciado», argumenta Vox, reiterando su petición de que el edil declare como investigado.

Igualmente, y tras invocar Cabrera el informe emitido por el superintendente jefe de la Policía Local con la conclusión de que «ninguna de las actuaciones» policiales en el restaurante «vino promovida, dirigida o sugerida» por Cabrera, que sería «absolutamente ajeno a las mismas», Vox insiste en que en la actuación de Cabrera pesa «un claro abuso de autoridad», al acudir «ocho policías locales durante cuatro horas en un restaurante» a cuenta del citado incidente y el aviso de supuestos incumplimientos de la normativa, extremo que descarta Vox.

EL DESPLIEGUE POLICIAL

«Ha quedado acreditado que Cabrera y el jefe Medina Arteaga de la Policía Local hablaron por teléfono al tiempo de los hechos. Cualquier ciudadano no puede motivar una inspección de ocho policías locales y cuatro nacionales porque no le unan dos mesas en un bar», alega Vox, mientras el superintendente jefe desliga al edil de las decisiones relativas al despliegue policial.

Igualmente, Vox reclama de nuevo que testifique el camarero del restaurante en cuestión que protagoniza un vídeo «grabado tres días después» de los hechos, un vídeo que ha aportado esta acusación a las actuaciones.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: