Vox acusa a Díaz de «señalar» a los caseteros y avisa de «daño a la imagen» de Sevilla

Comparte este post

Después de que la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, negase la tesis de los caseteros de feria de que la reforma laboral incide en la jornada de trabajo, avisando de que la jornada máxima semanal de 40 horas rige desde 1919 y de que «las leyes hay que cumplirlas en todos los sitios», el presidente de Vox Sevilla, Javier Cortés, ha opinado que la ministra «ha decidido demonizar injustamente a los caseteros, a los que acusa de saltarse las leyes y de explotar a sus trabajadores».

«Desde su profundo desconocimiento de la realidad de Sevilla y sus fiestas, y sin ningún tipo de fundamento, la ministra ha señalado a los caseteros como esclavistas mientras sus voceros los tachan de algodoneros, y eso resulta inadmisible», ha opinado Cortés, toda vez que la ministra ha señalado de su lado el «desconocimiento» del marco laboral por parte de los empresarios, que promueven un paro al entendían que la nueva reforma laboral obstaculiza su actividad a cuenta de su incidencia en la contratación temporal.

Empero, tras una reunión con representantes gubernamentales, la patronal de los caseteros ha anunciado una asamblea al ver sobre la mesa «matices» que quizá desconocían los empresarios sobre la entrada en vigor de la reforma laboral y la jornada laboral.

Para el líder de Vox, en cualquier caso, «Díaz ha fomentado un falso debate, amplificado en redes sociales, de una supuesta explotación laboral en la Feria por parte de los empresarios de la hostelería». «Es falso que paguen sueldos de miseria, que las condiciones de trabajo sean inhumanas y que se contrate en negro», ha dicho a comentarios que circulan sobre las contrataciones en la Feria.

Para Cortés, tales comentarios hacen «un daño terrible a la imagen de la ciudad, a los empresarios y también a los trabajadores, que no se merecen, además, que esos voceros de la izquierda caviar los acusen de consumir cocaína para aguantar la supuesta explotación». «Aquí la única cocaína conocida en política es la que consumían los altos cargos socialistas a costa del bolsillo de los parados andaluces», ha sentenciado.

«Muchos caseteros sólo hacen la Feria de Abril de Sevilla y los trabajadores del sector esperan como agua de mayo que lleguen estas fechas para llevar a casa un dinero que no podrían obtener de otro modo con sólo una semana de trabajo. Después de dos años sin poder obtener estos recursos, ponerlos en la picota es una irresponsabilidad que sólo se le ocurre a una ministra comunista, completamente alejada de toda realidad, dispuesta a destrozar la imagen de un sector y de una ciudad con tal de obtener un titular», ha asegurado Javier Cortés.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: