El Defensor del Pueblo reclama «medidas de conversación» para los legados de la Expo 92

Comparte este post

La Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, ha emitido una nueva resolución en la que reclama «medidas de conservación y gestión» para una serie de elementos muebles legado de la Exposición Universal celebrada en Sevilla en 1992, principalmente las carrozas de la cabalgata, alcantarillas, farolas y luminarias; así como impulsar el proceso de «catalogación» iniciado por el Ayuntamiento hispalense en 2020.

En dicha resolución, fechada el pasado 3 de noviembre y recogida por Europa Press, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz da cuenta de la tramitación de una queja sobre «distintos aspectos del mantenimiento de elementos relacionados con la celebración de la Exposición Universal 1992», mencionando «algunos instrumentos propios del mobiliario urbano, piezas ornamentales o elementos que se emplearon en actividades» celebradas en aquella muestra.

Tras dirigirse a las instituciones, la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico emitió un informe zanjando que no es de su «competencia atribuida el mantenimiento, protección o cuidado de los elementos muebles objeto de la queja, por no encontrarse sujetos a ningún régimen de protección competencia de esta Administración Autonómica».

El «inventario descriptivo» de 2017 

El Ayuntamiento de Sevilla, de su lado, respondía que en julio de 2017, por el 25 aniversario de la muestra, elaboró un «Inventario de Edificios, Espacios Libres y Elementos Urbanos en el Recinto de la Expo ’92», aunque se trataba sólo de un documento «descriptivo», toda vez que ya en 2020 fue iniciado un proceso para «la posible elaboración de un catálogo circunscrito al ámbito del recinto de la Expo’92 que recoja aquellos elementos con interés patrimonial».

Actualmente, según la respuesta del Ayuntamiento al departamento de Maeztu, «se está recopilando la información necesaria para justificar la inclusión en un catálogo de aquellos edificios y espacios urbanos del recinto de la Exposición Universal de 1992 merecedores de esta consideración, proponiéndose en cada caso un nivel de protección, así como la regulación de las posibles actuaciones en concordancia con la normativa urbanística de aplicación».

En paralelo, el Consistorio esgrimía un informe según el cual «la queja formulada se refiere a diferentes elementos (carrozas, luminarias veleta ubicadas en la bancada del río, tapas de registros…) cuya titularidad no corresponde al Ayuntamiento de Sevilla, mientras la Empresa de Gestión de Activos (EPGASA) indicaba con relación a las carrozas de la cabalgata de la Expo ’92 que las mismas, tras varias transmisiones, «están en propiedad y posesión del Ayuntamiento a excepción del llamado Plato Azul».

Sin «régimen específico» de protección 

Fruto de ello, la resolución de Maeztu refleja que «los elementos (objeto de la queja) integrados en equipamiento de alumbrado público, algunas carrozas pertenecientes al cortejo de la cabalgata diaria desarrollada en el periodo del evento, o algún elemento ornamental de los espacios abiertos como la fuente descrita, no dispondrían de un régimen específico e individualizado de protección en el ámbito de la normativa patrimonial y cultural», toda vez que en 2007 sí fue acordada la inscripción de seis pabellones en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con su consecuente protección.

«Ello no es motivo para dejar de abordar mediante un ejercicio de valoración si tales elementos, en su conjunto o singularmente descritos, merecerían algún tipo de régimen normativo específico que les otorgara un determinado nivel de protección», indica la resolución de Maeztu sobre los mencionados elementos muebles objeto de la queja, abogando por «valorar detenidamente las oportunidades de interés que ofrece este patrimonio disperso y variado».

Determinando que no media «argumento que exima al Ayuntamiento de Sevilla de su condición de destinatario y aceptante de la cesión de los elementos», –carrozas, luminarias veleta ubicadas en la bancada del río o tapas de registros–, el departamento de Maeztu reclama «las medidas de conservación y gestión de los elementos relacionados con la Exposición Universal de Sevilla 1992 cedidos y aceptados por el Ayuntamiento e integrados en su patrimonio», así como que «se impulse el proyecto iniciado para la catalogación de la parte de ese patrimonio ligado al evento de la Expo que acredite el establecimiento de las pautas de uso y puesta en valor que por su interés se definan».

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: