Vergüenza en el Congreso

Comparte este post

Escuchar al que sufre es difícil. Para el animal egocéntrico que es el humano, no hay dolor en el mundo que pueda igualar el suyo. Y el de los otros es sólo un espejo sobre el cual proyectar las quejas propias. Al sufrir actual que alguien nos narra, un atávico impulso nos lleva a contraponer pasados pesares nuestros. En una monstruosa competencia, de la que nuestra vanidad salga compensada. Es un envite ético mayor oponer resistencia a esa deriva, que hace del otro marioneta para retóricas más onanistas que contristadas.

Volodímir Zelenski ejerció el martes la voz de una población masacrada. En la que es, sin lugar a duda, la más mortífera de las agresiones armadas sobre Europa desde el reparto… Ver Más

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: