Si vives en unas de estas ciudades tu salud está de enhorabuena

Comparte este post

La vida en la ciudad tiene muchas ventajas; pero si su modelo actual de gestión y crecimiento no se replantea comprometerá seriamente la misma vida de sus habitantes.

La emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que estos generan al moverse, consumir, alimentarse, alojarse o divertirse, en definitiva al vivir, es la gran amenaza. Tanto porque estos gases provocan el calentamiento global -y, por consiguiente, el temible cambio climático- como porque contaminan el aire que sus habitantes respiran.

La OMS se mostró tajante hace unas semanas sobre este particular en su último llamamiento al respecto: «Casi toda la población mundial respira aire contaminado por encima de lo que se puede considerar saludable», concluyía el sonado informe.

La magnitud de esta realidad, si atiende a los datos, es abrumadora. Las ciudades generan el 70% del total de GEI registrados en todo el planeta, a pesar de solo ocupar el 4% del mismo. Además, consumen más del 65% de la energía mundial. Y el calor que emiten ha sido objeto de discusión y alarma en el último panel del expertos de la ONU (IPCC), donde son calificadas como ‘islas de calor’ que aceleran el incremento de temperaturas de la Tierra.

Esta es la foto fija, pero la tendencia es que estas cifras crezcan, que los propios núcleos urbanos aumenten su tamaño. En Europa, por ejemplo, se espera que el 85% de sus ciudadanos vivan en urbes en el año 2050. Un 15% más que en la actualidad. ¿Hasta dónde llegará en este supuesto los efectos nocivos que tienen estas grandes concentraciones humanas para la salud del clima?

Para que la respuesta a esta cuestión no llegue a ser catastrófica, la Comisión Europea puso en marcha justo antes del estallido de la pandemia de Covid-19 el proyecto Ciudades por el Clima. A través de este, pretende impulsar la transformación del modelo de gestión y gobierno de una serie de urbes elegidas, con el fin de reducir sus emisiones y convertirlas en entes climáticamente neutros. El bienestar de los ciudadanos y el cuidado del medioambiente estarían, así, en el centro de las políticas.

377 aspirantes en todo el continente
Tras meses de preparativos, diseño de acciones, desarrollo de iniciativas, informes y evaluaciones, 25 ciudades españolas (377 en todo el continente) se presentaron como aspirantes a ser el laboratorio de innovación de Europa. Ayer se anunciaron las 100 elegidas, siete en España, que recibirán fundamentalmente financiación y asesoramiento técnico.  

En nuestro país, los habitantes de Madrid, Barcelona, Valencia, Vitoria-Gasteiz, Valladolid, Zaragoza y Sevilla son quienes pueden celebrar haber entrado en este selecto club que diseñarán un futuro más saludable. En el resto de Europa, casi todas las capitales de los 27 estados están representadas. En total, el programa afectará al 12% de la población del continente.

La presidenta de la Comisión, Ursula Von Der Leyen, alabó la iniciativa de los gobiernos participantes, a quienes calificó de «pioneros» en una transformación verde, dijo, que ya ha comenzado en Europa.

Los responsables del programa destacaron la importancia de actuar en las ciudades porque estas pueden contribuir «sustancialmente al objetivo del Pacto Verde europeo de reducir las emisiones en un 55% para 2030». ¿En la práctica en qué se traduce esto? «En ofrecer un aire más limpio, un transporte más seguro y menos congestión y ruido a sus ciudadanos», explican desde la Misión Climática. Más salud, individual y global, en definitiva.

 
 

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: