Redada contra los terroristas neonazis de ‘Atomwaffen Division’ en Alemania

Comparte este post

Cientos de policías, a lo largo y ancho de once de los Bundesländer alemanes, están llevando a cabo desde esta madrugada una redada contra presuntos miembros de la ‘Atomwaffen Division’, traducido como ‘División de Armas Nucleares’ (AWD) y actualmente conocida también como ‘Red Nacional Socialista’, una organización neonazi con aspiraciones terroristas fundada en 2015 por jóvenes racistas afines a Internet, en el sur de Estados Unidos, y que rápidamente dio el salto al continente europeo.

En 2018 se dieron a conocer en Alemania con un vídeo publicado en redes titulado «Se están afilando los cuchillos» y en octubre de 2019 enviaron amenazas de muerte a políticos alemanes como Cem Özdemir, hoy ministro de Agricultura, y Claudia Roth, (Los Verdes), en las que afirmaban: «Por el momento, estamos planeando cómo y cuándo te vamos a ejecutar: ¿en el próximo mitin público? ¿O frente a la puerta de tu casa?». Los mensajes fueron enviados a las oficinas de estos políticos en el Bundestag y dieron lugar a las primeras pesquisas, para las que se pidió colaboración a la policía de países en los que este grupo ya operaba.

Actualmente es considerado un «grupo terrorista» en Canadá, Australia y Reino Unido. Las autoridades alemanas acusan a los miembros de AWD de cinco asesinatos y entre los 50 acusados figura un suboficial del ejercito alemán, el ex oficial cadete Chris Marvin C., de 26 años, que sirvió, entre otros destinos, con las fuerzas armadas en Munster, Baja Sajonia. El Servicio de Contrainteligencia Militar (MAD) mantuvo bajo vigilancia al soldado, según los primeros informes, pero no pudo evitar que tuviera acceso constante a armas y municiones.

Esta operación supone un gran golpe estatal contra la escena militante neonazi. La Oficina Federal de Policía Criminal (BKA) ha registrando hasta ahora las viviendas de 50 extremistas de derecha en nombre del Ministerio Público Federal. En total, han sido allanados 61 inmuebles y una portavoz de la fiscalía federal ha informado que cuatro de los sospechosos han sido detenidos. Las investigaciones se dividen en un total de cinco diligencias individuales y se amplían al conjunto de los simpatizantes de una red neonazi muy ramificada. Algunos de los sospechosos están acusados de intentar formar una organización terrorista y otros de pertenecer a una organización criminal.

Conexiones cruzadas
En algunos de los casos se suma una acusación de seguir dirigiendo una asociación neonazi, a pesar de la prohibición oficial. Según la investigación preliminar, los ahora perseguidos establecieron una sucursal de AWD en Alemania en 2018. En varias ciudades alemanas aparecieron panfletos de la célula neonazi que pusieron sobre la pista a las autoridades y, un año después, el Ministerio Público Federal encargó a la BKA que realizase las indagaciones pertinentes. Ya en la primavera de 2020, la policía bávara arrestó a un técnico de electrónica de 22 años bajo sospecha de terrorismo. Como determinó más tarde el Tribunal de Distrito de Nuremberg, los neonazis habían planeado un ataque contra un «lugar de culto», presumiblemente una mezquita, utilizando un rifle de asalto.

Según una portavoz, la oficina del fiscal federal está investigando en estos momentos a diez sospechosos en relación con AWD Alemania. En la redada se han incautado ordenadores y material de propaganda en las viviendas de cinco de ellos y de un testigo. La investigación que se prolonga desde 20219 ha permitido a las fuerzas de seguridad infiltrar agentes en el movimiento, que han logrado identificar desde dentro a un gran número de presuntos miembros y simpatizantes de la ‘División de Armas Atómicas’. Las investigaciones también revelaron supuestas conexiones cruzadas entre el entorno AWD y el resto de la escena neonazi establecida en Alemania.

El conocido extremista Leon R., de Turingia, al que los funcionarios de seguridad del Estado atribuyen al grupo de artes marciales de extrema derecha ‘Knockout 51’ y al que se responsabiliza de diversos ataques contra izquierdistas y policías, figura entre los imputados ahora por la Fiscalía General. También aparecen como imputados varios presuntos cabecillas de la asociación ‘Combate 18’, prohibida hace dos años por ser considerada un ala militante de la prohibida red neonazi Blood & Honor. El Fiscal General acusa a varios extremistas de derecha encabezados por Stanley R. y Robin S. de reclutar nuevos miembros a pesar de la prohibición. Los abogados de los dos se han negado a comentar las acusaciones. En esta compleja red, los fiscales investigan actualmente a un total de 21 sospechosos.

En el curso de sus investigaciones, el Ministerio Público Federal calificó al grupo como una organización criminal. Este miércoles, Leon R. y otros tres presuntos miembros de ‘Knockout 51’, han sido arrestados y pasaran a declarar ante un juez. Según el fiscal federal, están acusados de intentar establecer una especie de «barrio nazi» en Eisenach, un área urbana en la que expulsaban sistemáticamente, a base de presiones y extorsiones, al resto de la población y en la que pretendían erigirse como «poder regulador». En este distrito se registran repetidas denuncias de agresiones y daños. La portavoz de la Fiscalía añade que algunos de los acusados fueron detenidos también durante las más duras protestas violentas contra las restricciones por la pandemia.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: