Que espere la guerra

Comparte este post

Todo pasa de largo por Moncloa: los siglos, los ratos, las guerras y allí el tiempo va a su ritmo. Desde las ventanas de la presidencia se ve un año entero de legislatura como un mal rato. Ellos siguen haciendo la vida, la suya… Lo de fuera es ruido.

Se aprueban reales decretos, se dice que no se enviarán armas, después que sí, que sobra el Ministerio de Defensa, después que no y todo a su aire, porque la culpa es nuestra que vamos muy rápido. Gastamos, sin freno, el sueldo la primera semana del mes. Nos quema la puñetera actualidad en las manos que se ha vuelto loca y cada semana trae una guerra mundial y dos cepas mortales… Ver Más

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: