«Nunca había visto tantos cuerpos apilados»: las funerarias de Hong Kong, desbordadas por el Covid

Comparte este post

El latigazo de Ómicron no da tregua en Hong Kong, ni en el continente asiático ahora mismo, lejos de la idea de que es una variante menos letal. De hecho, las autoridades han dado la voz de alarma porque los ataúdes de madera tradicionales se están agotando en Hong Kong, así como el espacio mortuario. La batalla contra el Covid en este centro financiero mundial está inundando las funerarias.

«Nunca había visto tantos cuerpos apilados juntos», indicó el director de la funeraria Lok Chung, de 37 años, que ha estado trabajando las 24 horas del día, con alrededor de 40 funerales organizados en marzo, frente a los 15 que se realizan en un mes promedio. «Tampoco había visto nunca a miembros de la familia tan molestos, tan decepcionados, tan indefensos», recoge la agencia Reuters las palabras de Chung. Desde que la quinta ola de coronavirus golpeó a la excolonia británica este año, se han registrado más de un millón de contagios y más de 8.000 muertos.

Frontera cerrada con Shenzhen
Las escenas de cuerpos apilados en las salas de emergencia junto a los pacientes han conmocionado a muchos a medida que se llenan los lugares en las morgues. Una larga espera para que se procesen los documentos de defunción complica el trabajo -agregó Chung-, quien salió corriendo de una morgue la semana pasada para hacer los arreglos finales para su último paciente con Covid. Y la familia de una mujer que murió el 1 de marzo todavía estaba esperando los papeles para poder reclamar su cuerpo, agregó.

También se están agotando las réplicas en papel tradicionales de artículos, desde automóviles hasta casas y otros efectos personales, que se queman como ofrendas en los funerales chinos para que los muertos los usen en el más allá.

Gran parte de la demora se atribuye a un atasco en el transporte desde la ciudad vecina de Shenzhen, en el sur de China, que suministra muchos artículos, y que ahora se encuentra luchando contra su propio brote de Covid-19. La frontera con Hong Kong está en gran parte cerrada debido a la enfermedad.

Las infecciones entre el personal de las funerarias también representan un desafío importante, afirmó otro director funerario, Hades Chan, de 31 años. «Casi una cuarta parte de las personas no pueden trabajar. Por lo tanto, algunos salones tienen que agrupar al personal entre ellos para seguir funcionando».

Kate, ama de casa de 36 años, también declaró que la muerte de su suegro en marzo a causa del coronavirus tuvo un enorme impacto emocional en la familia y agregó que lo que más lamentaba era no poder visitarlo en el hospital. «Cuando pensaron que no iba a sobrevivir, corrimos allí, pero ya era demasiado tarde», señaló la mujer, que solo dio un nombre, mientras contenía las lágrimas en la ceremonia fúnebre. «Ahora lo podemos ver por última vez», sollozó.

China suministra más del 95% de los entre 250 y 300 ataúdes que Hong Kong necesita cada día, dijo Irene Young, funcionaria de alimentos e higiene de la ciudad. La excolonia recibió más de 3570 ataúdes durante el período del 14 al 26 de marzo, después de que el gobierno de la ciudad gobernada por China se coordinara con las autoridades del continente.

El doble de cremaciones que un día habitual
Los seis crematorios que operan ahora casi las 24 horas por el departamento de Young realizan casi 300 cremaciones al día, o el doble de la cifra habitual. Y las morgues públicas se han ampliado para acomodar 4.600 cuerpos de los 1.350 anteriores, informaron las autoridades.

La organización no gubernamental Forget Thee Not se ha asociado con un fabricante de ataúdes ecológico, LifeArt Asia, para donar 300 de estos ataúdes y mil cajas de conservantes a seis hospitales públicos. Cada ataúd, hecho de cartón con fibras de madera recicladas, puede soportar un peso de hasta 200 kg. Cuando se coloca en ataúdes o bolsas para cadáveres, el conservante en forma de polvo se convierte en gas para mantener el cuerpo en su estado natural hasta por cinco días. «Estamos en el ojo del huracán, en plena tormenta», dijo el director ejecutivo de LifeArt Asia, Wilson Tong. «Y en medio de esta tormenta, estamos tratando de brindar un momento de respiro».

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: