Macarena Olona: un pilar para marcar un nuevo hito

Comparte este post

Grande ha sido el debate interno en Vox en torno a si enviar a Macarena Olona (Alicante, mayo de 1979) a competir por la Presidencia de la Junta de Andalucía. Pero todos los argumentos que generaban miedo a perderla en Madrid (su papel como pilar de la exitosa estrategia judicial del partido y su posición como gran reclamo a nivel nacional) han sido los que han decantado la balanza a favor de convertirla en candidata el próximo 19-J. «Si no lo logra Macarena, no lo logrará nadie», resumía este jueves un dirigente del partido.

El encargo que tiene Olona en Andalucía es lograr marcar un nuevo hito, «volver a hacer historia», dicen en Vox.

Antes de la renovación del Partido Popular, la pica que el partido de Abascal pretendía clavar en Andalucía era adelantar en votos a Juanma Moreno. Y según algunas encuestas lo logró en varias provincias. El aterrizaje de Alberto Núñez Feijóo ha cambiado el panorama. Su misión ahora es torcer el brazo al nuevo líder popular e impedir que gobierne sin compartir poder con Vox. Arruinar el llamado efecto Feijóo con un nuevo resultado histórico para Santiago Abascal.

El reto no es fácil, pero Olona no se amedrenta. No lo hizo cuando, como máxima responsable de la Abogacía del Estado en el País Vasco, hizo frente a la ley vasca de abusos policiales y persiguió el despilfarro de ayudas públicas en aquella comunidad. Tampoco cuando el Gobierno de Mariano Rajoy la destituyó para contentar al PNV, ni cuando asaltaron su despacho para que no pudiera destapar la corrupción de Mercasa que afectaba a populares y socialistas. Mucho menos aún cuando, ya siendo dirigente de Vox, el Gobierno declaró el estado de alarma con dudosa legalidad, Meritxell Batet redujo al mínimo la actividad del Congreso vulnerando los derechos de los diputados y Moncloa colocó a Pablo Iglesias en la comisión de control del CNI de forma alegal. Ella lideró los recursos de su partido contra todas estas actuaciones, y muchas otras, y fue la responsable de que saliera victorioso en esas batallas. La utilidad que los votantes de Vox perciben en este partido se debe, en buena parte, a esos éxitos en los tribunales.

El reto político que afronta Olona en Andalucía no es menor. Si alcanza las expectativas, hará historia. Si no lo consigue, se vendrán abajo las expectativas nacionales de su partido. Vox apuesta todo a Olona.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: