Los adoquines de la calle Sánchez Mejías, memoria de la Feria del Prado de San Sebastián

Comparte este post

Sólo un rincón del real de la Feria de Abril conserva un vestigio histórico de su predecesora. La calle Ignacio Sánchez Mejías puede presumir de ser la única del campo de Los Remedios cuyos adoquines proceden de las calzadas de la Feria cuando ésta estaba ubicada en el Prado de San Sebastián, su emplazamiento original hasta el año 1972, cuando se decidió el traslado a su recinto actual. Con la ampliación del mismo (en 1983) hacia el este, el terreno más cercano a la dársena del Guadalquivir, se ganaron las actuales manzanas cercanas al club Náutico y al club Mercantil, que ahora se vertebran en torno a esa calle Sánchez Mejías. Se usó asfalto para las calzadas de aquel nuevo espacio, pero no llegó a gustar esta alternativa urbanística ni al Ayuntamiento ni a los feriantes, que se quejaron de ello durante varios años.

La solución apareció sola en el año 1994, cuando se empezó a construir el actual parque en el Prado de San Sebastián. Con motivo de aquella gran reforma de un espacio vital de la capital andaluza, en el movimiento de terreno se encontraron bajo los suelos de arena los antiguos adoquines de la Feria de Abril que allí se celebraba históricamente. Se decidió entonces recuperarlos por parte del gobierno municipal de la popular Soledad Becerril, por iniciativa de la Delegación de Fiestas Mayores, y colocarlos en el espacio «nuevo» del actual real de Los Remedios.

Se acordó con el contratista de las obras del nuevo parque del Prado que trasladase los viejos adoquines de granito al recinto ferial y, en diciembre de aquel 94, se instalaron en esa Feria «ganada» que vertebra la calle Sánchez Mejías. Sólo allí se pueden pisar los «auténticos» adoquines de la Feria y sólo allí se produce esa fusión simbólica que une a los dos recintos que ha tenido hasta ahora la gran celebración sevillana. Dos meses después estaban ya todos colocados. La de 1995 fue la primera en que estos adoquines sirvieron ya de calzada. Eso sí, estos adoquines se mezclaron con los que ya se habían ido apilando en dicha zona por parte del contratista, con lo que resulta casi imposible localizar cuáles son los originales y cuáles los que se llevaron directamente desde los almacenes hasta Los Remedios. Lo que sí se conoce es que todos se pusieron en las calles Ignacio Sánchez Mejías y Rafael Gómez Ortega.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: