Las noches (frías) de Pepe

Comparte este post

José vive en la recachita que le deja un banco de los de monetarios, de los que equivocan la gramática en los cajeros y cobran comisión en los letreros. José va y viene por las calles cachondas de Argüelles bien peinado y con las arrugas que le dejó Carabanchel, y no sólo en el alma por lo de los presos comunes. Como Balzac, es adicto a la cafeína y es el único vicio, el café, que se le conoce. Un teléfono encontró en la basura, le apañó un cargador y en el manos libres, escuchando lo de Juanma Castaño, va entrándole un sueño de fútbol que quizá sea frío, frío de veranos mundialistas. De cuando él era él… Y los… Ver Más

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: