Las lágrimas de Tamara Gorro tras confesar que fue víctima de abusos sexuales cuando era una niña

Comparte este post

El año 2022 empezó de la peor manera posible para Tamara Gorro después de anunciar su separación de su marido Ezequiel Garay. Desde entonces, la influencer ha confesado en numerosas ocasiones que está en sus momentos más bajos, pues a los problemas de pareja se le unió una fuerte depresión por la que tuvo que pedir ayuda médica y comenzó un tratamiento psiquiátrico. Incluso llegó un momento en el que la televisiva se vio obligada a abandonar temporalmente sus perfiles en redes sociales para centrarse en su salud mental.

Ahora, visiblemente más recuperada, Tamara Gorro ha dado un paso al frente para presentar su libro ‘Cuando el corazón llora’ en el que se abre en canal sobre sus sentimientos y pensamientos más duros.

Para la presentación, celebrada en el Matadero de Madrid, la influencer ha contado con la periodista y gran amiga suya Tania Llasera como presentadora, además de India Martínez y otros de sus máximos apoyos como su terapeuta; su psiquiatra; algunas amigas entre las que se encontraban Cristina Cifuentes, Paz Padilla, Irma Soriano o Gloria Camila; miembros de su familia más directa y su ya expareja Ezequiel Garay. «No soy diferente ni especial. Todos lo pasamos mal. Pero estoy en un momento muy bajo, porque decidí dejar la terapia y me rendí porque no quería continuar, convivía con ello. Ahora voy para adelante por mis hijos, por mi madre, por mis yayos, por Eze y por mí», dijo durante el acto al que acudió vestida con un elegante traje de chaqueta blanco con un escote muy pronunciado y plumas en los bajos. «Es una persona extraordinaria», ha dicho en referencia al padre de sus hijos.

Gtres

«La salud mental es lo más importante que hay y, cuando te rompes por dentro, cuando el corazón llora, hay momentos horribles que tú has vivido. Que has pensado en quitarte la vida. Eso no pasa todos los días, no hay que normalizarlo. Has necesitado ayuda y la has pedido, estás en el camino», ha dicho Llasera, provocando que la influencer rompiera a llorar. «Soy una persona que persigue sus sueños, lucha de manera incansable y siempre saca la parte positiva de todas las adversidades que se le puedan presentar. Estas características son las que a día de hoy permanecen en mí, las únicas que no he perdido. Antes podía decir muchas más, pero la vida me ha llevado a un extremo en el que me he dado cuenta de que la peor caída del ser humano es no reconocerse, y para encontrarse es necesario emprender un largo y duro camino. Esa soy yo, Tamara Gorro, con treinta y cinco años, dos hijos maravillosos y unas ganas locas de volver a conocerme, o mejor dicho, de descubrir a esa mujer que ni yo sé quien es», ha dicho durante la presentación de su «diario más íntimo, personal y desconocido», tal y como ella misma lo ha descrito.

Gtres
Un relato en el que, además de contar los problemas mentales a los que se tuvo que enfrentar, también cuenta un episodio traumático en su vida. Y es que con tan solo 12 años, Tamara sufrió abusos sexuales en un campamento de verano por parte del padre del dueño del lugar. «Era amable, le conocíamos todos. Se acercó al lavado en el que yo estaba apoyada y me preguntó que, como no estaba lavando ropa, si me quería ir con él a pasear al perro. Yo, emocionada, le dije que sí, su perro me encantaba. Comenzamos a caminar por el campo, entre muchos árboles. No recuerdo si hablamos o no, ni de qué ni de nada. Solo tengo la imagen de lo que ocurrió después», que fue cuando el señor la besó, la tocó y la intentó tumbar, pero ella le empujó y le golpeó con la rodilla, momento en el que aprovechó para correr hasta el campamento, donde llamaron a la guardia civil y acudió su madre para llevársela a casa. A raíz de esto, la influencer confiesa que «me da vergüenza que me vean desnuda, si puedo evitar la luz en el sexo, mejor. La fuerza me espanta, y no tener siempre una salida, también».

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: