La Zarzuela sabrá cuándo viene y estará al tanto de sus decisiones

Comparte este post

Durante su estancia en Abu Dabi, Juan Carlos I ha declarado en varias ocasiones que de España echa de menos su gastronomía, los planes con amigos, la compañía, salir al mar a navegar… Si regresa o no, es algo que decidirá él y comunicará a través de su abogado, Javier Sánchez Junco. Ahora que la Fiscalía ha archivado las tres causas por las que se le investigaba, todo parece indicar que el padre de Felipe VI regresará a España pronto.

Quizá, como tarde, lo haga para acudir a Sanxenxo y participar en la regata Xacobeo 6mR Worlds, que se celebrará del 10 al 19 de junio. El Bribón 500, el velero donde Juan Carlos I navega y que capitanea su íntimo amigo Pedro Campos, ya está a punto y preparado para que él coja el timón si así lo desea. Podrá defender así el título de Campeón del Mundo que ganó en 2017 en el Mundial de Vancouver (Canadá) y que revalidó en 2019 en aguas de Hanko (Finlandia). En el Club Náutico de Sangenjo esperan poder verle este año para recibirle con los brazos abiertos.

Quiere pasar inadvertido

«Don Juan Carlos se pone en la piel de su hijo porque es consciente de que, salvando las distancias, la historia se está repitiendo. El Rey Felipe está viviendo con él lo que Don Juan Carlos vivió con su padre, Don Juan», cuenta a ABC un amigo cercano, al tiempo que añade que Juan Carlos I quiere «estar tranquilo» y no le gustaría tener a los medios todo el tiempo tras él.

El de ser foco de noticias por su vida al margen de la Corona es uno de sus primeros argumentos en contra cuando se plantea el hipotético escenario de instalarse de nuevo en España y establecer su residencia en Madrid. Se trata de un razonamiento que tiene bastante peso para él. En cualquier caso, tome la desición que tome, se la comunicará a su hijo:«El Palacio de la Zarzuela sabrá cuándo viene y estará al tanto de todas las decisiones que tome», explica la misma fuente, quien vuelve a destacar que él «admira mucho a su hijo».

Respeto mutuo
Don Juan Carlos informará sobre sus viajes a España y desde el Palacio de la Zarzuela se respetarán sus movimientos, ya que el padre de Felipe VI dejó de ser miembro de la Familia Real y, por tanto, cualquier comunicación que realice es mera cortesía y por deferencia a la Institución.

Cuando venga a España, Juan Carlos I «se dejará ver». Al parecer, es consciente de que la primera vez que pise el país generará un gran revuelo, que dará que hablar y ocupará muchos titulares y minutos en televisión.

También se encontrará con periodistas haciendo guardia allá a donde vaya. No le gusta la idea, pero sabe que es inevitable. Confía también en que después de esta primera vez, su presencia aquí se irá normalizando y dejará de ser noticia.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: