La tesis del adelanto electoral a junio encuentra adeptos incluso en Ciudadanos Andalucía

Comparte este post

La decisión todavía no está tomada. O eso traslada el propio presidente de la Junta, Juanma Moreno, quien asegura que no sabe la fecha cierta de cuándo serán las elecciones autonómicas. Pero los argumentos que expone en público y en privado no dejan lugar a dudas: serán en junio.

El presidente andaluz ha estado manejando hasta ahora razones políticas de la misma forma que lo hicieron sus antecesores. Miraba a las encuestas para decidir en qué momento contaba con más favor del electorado para convocar. Esa estrategia ha resultado unas veces y otras no, no hay más que ver lo que le sucedió a Susana Díaz el 2 de diciembre de 2018. Ahora lo ve de otra manera, «si estás permanentemente pensando en Vox, acaba por contaminarte», dice una fuente del Gobierno.

Su clave ahora es económica. La inflación que afecta a la vida de los ciudadanos directamente, el descontento social que provoca y la falta de un Presupuesto aprobado por la Junta lo empujan a abrir las urnas en junio, con tiempo suficiente para elaborar y aprobar el Presupuesto de 2023 antes de final de año. «Si nos vamos, nos iremos con los deberes hechos», le decía ayer a la portavoz del PSOE, Ángeles Férriz, en la sesión de control de ayer en el Parlamento.

Hay que tener en cuenta que estas tensiones han existido desde hace semanas en el Ejecutivo andaluz pero algo ha cambiado. Elías Bendodo ha sido, hasta ahora, quien más ascendencia tenía sobre Moreno. El consejero de Presidencia tiene claro que es mejor que se convoquen en octubre. Sin embargo, desde su nombramiento como número tres del PP de Feijóo, el presidente andaluz presta más oídos a otras voces como Juan Bravo o José Antonio Nieto que quieren elecciones ya y lo dicen en público. Bendodo, hábil político, ya decía ayer que lo importante «es que Andalucía tenga presupuesto cuanto antes».

Hasta el Gobierno andaluz llegan las quejas de los empresarios por la subida de los precios. «Ni el Presupuesto aprobado de Pedro Sánchez vale ya porque las circunstancias han cambiado» ha dicho el presidente en los dos últimos días. El Presupuesto 2023 se presenta como una herramienta clave para la recuperación económica y, si las elecciones fuesen en octubre, el Parlamento no se constituiría hasta noviembre por lo que no podrían aprobarse las cuentas en tiempo y forma.

Moreno está realizando en estos días una ronda de consultas por expertos economistas, desde el gobernador del Banco de España hasta el vicepresidente del Banco Central Europeo pasando por directores de entidades financieras. Una ronda en la que tiene muy en cuenta la opinión del «sector económico del Gobierno y los dos dígitos de inflación» que irá a peor hasta después del verano.

En este contexto no es casual que el consejero Rogelio Velasco (de Ciudadanos) se mostrase muy claro. «Es una opinión mía personal, técnica, como economista. Pero es recomendable tener un Presupuesto propio y llamar a elecciones antes del periodo previsto para poder atajar la inflación», comentó. Sin embargo, Ciudadanos permanece ajeno a este debate. O, para ser más precisos, Juan Marín no ha sido consultado. «Es una decisión exclusiva del presidente», explican. Pero Marín está dispuesto a pelear hasta el final, «no es acertado un adelanto electoral en este momento. Yo esperaría hasta el final del verano».

Moreno todavía se tomará unos días para anunciar su decisión. Parece que dejará pasar la Semana Santa aunque ya lo tenga decidido. Falta la fecha exacta. El 19 de junio hay oposiciones de maestros a la Junta y también es el puente de Corpus, festivo en Sevilla y Granada. El 26 de junio, sin embargo, habrá permitido la celebración de otro pleno en el Parlamento, pleno que aprobará el dictamen de la comisión de la Faffe condenando la corrupción del PSOE y la Ley de Economía Circular.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: