La pandemia multiplica el número de ateos

Comparte este post

La sociedad española es cada vez menos religiosa. Si en 2019 solo un 27,5% de la población española se declaraba no creyente, la cifra de agnósticos y ateos se ha elevado hasta el 37,1% en 2021. Se trata de un aumento de casi 10 puntos porcentuales en los dos últimos años. Así se desprende en un informe elaborado por la Fundación Ferrer i Guardia presentado este jueves según los datos recopilados a partir de los barómetros del CIS.

La cuestión generacional es una de las principales causas. Los españoles más jóvenes son cada vez menos creyentes. Por primera vez en el registro histórico, los ateos y agnósticos son mayoría entre los menores de 34 años con un 56,2%, una cifra que alcanza el 63,5% en la franja de 18 a 24 años. A medida que aumenta la edad, se incrementa el porcentaje de población religiosa. Entre los mayores de 65 años, los no creyentes sólo representan el 21,2%.

Las personas religiosas practicantes también descienden. La población que manifiesta una opción de conciencia religiosa y que se declara practicante habitual, se ha reducido hasta el 18,3%.

Según datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional del curso 2018-2019, se incrementa el porcentaje de estudiantes de Primaria que cursan actividades alternativas a la religión hasta el 36,1% . Sin embargo, baja el alumnado de la ESO que realizaba actividades alternativas hasta el 39,6%. El País Vasco (59,7%), Cataluña (58,4%) y las Islas Baleares (45,8%) son las comunidades autónomas con mayor proporción de alumnos de Primaria que cursan actividades alternativas a la asignatura de religión. Mientras, las que menos son Ceuta (8,6%), Extremadura (13,6%) y Andalucía (19,5%). En el caso de la ESO, las regiones con más alumnado que realiza actividades alternativas son Ceuta (70,9%), Melilla (74,7%) y País Vasco (58%).

A pesar de la pérdida progresiva de alumnos que cursan la asignatura de Religión, en el curso 2018-2019 se aumentó el número de profesores de religión hasta los 35.294 . Si se analiza el período desde el curso 2013-2014, cuando había 25.660 docentes, se trata de un aumento del 37,5% en los últimos seis años. Son datos extraídos de la memoria anual de actividades de la Iglesia católica en España.

Más dinero para la Iglesia
Según los últimos datos fiscales disponibles por el Ministerio de Hacienda, en 2018, el número de personas que eligieron únicamente la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta bajó hasta el 11,3%. Se trata de la cifra registrada más baja si se tiene en cuenta que en 1998 marcaban esta opción el 36,6% de los contribuyentes. Si se suman a las personas que marcan conjuntamente la casilla de la confesión católica y la de fines sociales, el porcentaje de contribuciones es también el más bajo de la serie con un 32,7%. Es decir, solo 3 de cada 10 contribuyentes financian la Iglesia católica con la asignación del IRPF . A pesar del descenso de las X en la declaración de la renta, la Iglesia católica recibió en 2018 un total de 261 millones de euros .

Según las últimas cifras del año 2020, los matrimonios civiles aumentaron hasta representar 9 de cada 10 enlaces. Por territorios, lideran los matrimonios civiles Melilla (93,88%), Cataluña (93,59%) y País Vasco (93,55%). Habrá que esperar a los datos de los próximos años para observar si la crisis del Covid-19 y las restricciones sanitarias han afectado a la tipología de los matrimonios, ya que ha habido una reducción del 45% en el número de enlaces.

Para la Fundación Ferrer i Guardia, todas estas cifras indican que la pandemia ha acelerado la pérdida progresiva de importancia de la religión en la vida de la población española. Cada vez son más las personas que se declaran no creyentes, que inscriben a sus hijas e hijos en actividades alternativas a la asignatura de religión, que no marcan la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta, así como tampoco hacen celebraciones según normas de una confesión religiosa. Sin embargo, la Iglesia católica sigue manteniendo privilegios únicos como son la financiación vía el impuesto del IRPF o la presencia de la asignatura de religión de forma obligatoria en todas las etapas preuniversitarias, así como su sostenimiento económico por parte del Estado.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: