La pandemia dispara el auge de la bicicleta y suma ya dos años de ventas históricas

Comparte este post

Para la Administración, la bicicleta es la respuesta a sus plegarias para la movilidad moderna. Si se adoptase de forma extendida, sería una forma de reducir las emisiones contaminantes, solucionar la congestión de las vías públicas y de desarrollar hábitos de vida saludables.

Por ello, fomentar su uso es una de las prioridades del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. «Hasta ahora, las calles estaban pensadas para el rey de la selva: el vehículo personal», afirmó la representante de esta cartera, María José Rallo. «La clave está en la infraestructura, y en conseguir que circular por ella sea seguro», recalcó. Para la ministra, se debe conseguir que el tráfico circule más lentamente —se acaba de cumplir un año desde la reducción a 30 km/h en vías de un carril—, «aún insuficiente», a pesar de haber generado una reducción en la siniestralidad. Lo que rige, a su juicio, es la convivencia entre los diferentes usuarios de la calzada para no tener que segregarlos en carriles diferentes.

El Gobierno está impulsando la bici desde tres instrumentos: la recientemente aprobada Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que endurece las sanciones para adelantamientos peligrosos o la falta de uso del casco; la Estrategia Estatal de la Bicicleta, que comenzó a desarrollarse en junio de 2021 y que, previsiblemente, estará lista «a finales de 2023 o principios de 2024»;y, finalmente, destinando parte de los Fondos de Recuperación NextGen EU.

En concreto, de estos últimos se han destinado 1.000 millones en la convocatoria para Ayuntamientos, y el 40% de ellos ha ido a parar en iniciativas de movilidad saludable (224 millones para la bicicleta). Esto supondrá la creación de 500 nuevos kilómetros de carril bici y la rehabilitación de 450 ya existentes. Además, 49 millones irán al desarrollo de servicios de bici sharing.

1,5 millones de ventas
La intervención de la ministra se enmarcó en la presentación del informe ‘El sector de la bicicleta en cifras 2021’. Para Rallo, contar con esta información de forma anual es esencial para poder tomar decisiones de forma acertada.

Elaborado anualmente por la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE), el estudio arroja datos sobre una industria que, el ejercicio anterior, supuso la mayor facturación de entre todos los deportes. En concreto, de los 8.545 millones alcanzados en total, el 33,8% estuvo representado por las dos ruedas, que llegaron a los 2.888 millones.

Es cierto que, dentro del equipo deportivo, un balón de fútbol es mucho más asequible que una bicicleta, y más aún cuando, en el mercado moderno, el límite está en dónde el comprador lo quiera poner. Según el secretario general de AMBE, Jesús Freire, exsiste una correlación entre el aumento del precio (+14,9%) en 2021, dado que los clientes «quieren tener una bicicleta buena, igual que un coche». El principal incremento se produjo en los modelos de montaña, que acapararon el grueso de las ventas, con 607.995 unidades, manteniéndose en línea con 2020, y un importe medio de 832 euros, un 12,7% más.

El segundo segmento cuyo precio más creció fue el de las bicis eléctricas, que cerraron el ejercicio con una media de 2.861 euros (+8,1%). Los precios de estos modelos capaces de alcanzar prestaciones cercanas a los ciclomotores —la potencia máxima legalmente permitida son 250 W— son más elevados por la presencia del motor y batería. En total, se vendieron 223.561 modelos de este tipo, un incremento del 5,1%.

En lo que respecta a las bicis de niños y urbanas, estas redujeron sus cifras, en un 8,6% y un 12%, respectivamente, con 460.191 —son el segundo segmento más vendido de España— y 119.686. Su precio, en el caso de las primeras, se ha mantenido inalterado en 169 euros; mientras que, para las segundas, este se ha incrementado en un 5,3%, hasta los 306 euros.

El mayor crecimiento de todas las bicicletas, sin embargo, ha sido en los modelos de carretera, que también incluyen a las novedosas siluetas de gravel. Estas últimas son un híbrido entre los marcos de asfalto y de montaña, especialmente diseñadas para circular por senderos de tierra y gravilla a altas velocidades. Entre ambas, sumaron 159.935 registros, 90.740 de las primeras y 69.159 de las más novedosas. Esto supone un auge del 51,2% frente a 2020. Por precio, las de asfalto siguen siendo las más caras que no necesiten propulsión eléctrica, con 2.303 euros de media, mientras que las de gravel se situaron en los 1.1016. La diferencia con el año anterior, de media, fue un 7,5% más barata.

2021 supuso el segundo año consecutivo en el que el mercado de las bicicletas superó el millón y medio de unidades. El estallido de la pandemia, que permitió usarlas para salir de los confinamientos, disparó su popularidad, provocando una escasez de componentes. En palabras de Freire: «Los problemas de abastecimiento han limitado el crecimiento del sector», que cerró el ejercicio con 1.571.368 compras, un 0,4% más.

En España existen 362 empresas dedicadas al ciclismo, un 6,8%más que hace un año; y 180 fabricantes nacionales, un 7,1% más. En total, trabajan 23.221 personas en el sector, 9.323 en empresas proveedoras, y 13.898 en puntos de venta. La compra de bicicletas sigue contando con mucha presencia de la financiación, y los modelos de montaña acaparan el 72% de las operaciones de Cofidis. En segundo lugar se encuentran las eléctricas, con un 15% de cuota. Y a ellas les siguen las de carretera (8%), las urbanas (4%) y las infantiles (1%), con la misma proporción que hace un año.

Auge eléctrico
Las bicicletas eléctricas se han convertido en el vehículo cero emisiones más vendido de España, en donde existe ya un parque de más de un millón de unidades —del que una parte considerable está en los servicios de bici sharing—. Según Freire, «un 70% de los modelos eléctricos se produce dentro de las fronteras de la UE, generando grandes oportunidades para nuestra industria».

La asociación recordó que estas bicis no están contempladas dentro de los planes de ayuda estatales, pero que sería interesante para fomentar su adopción. «Si tantos ayuntamientos piden fondos para infraestructura ciclista, es una señal de que hay que invertir en un nuevo modelo de ciudad con más presencia de ellas», declaró Antonio Pérez, responsable de la Oficina de la Bicicleta en el Mitma.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: