La foto que ya es símbolo de la masacre de Bucha: «Esa mano es de Iryna, una mujer que amaba la vida»

Comparte este post

Unas uñas bien cuidadas, lacadas, de un rojo vivo. Un detalle de color en medio del horror que ha permitido poner nombre a uno de los muchos cuerpos de las víctimas de la masacre de Bucha, una localidad de 36.000 habitantes cercana a Kiev. La mano es de Iryna. Así lo asegura la maquilladora ucraniana, Anastasia Subacheva, citada por la agencia de noticias UNIAN. Según la maquilladora, la mujer se llamaba Iryna Filykina y era una de sus alumnas de un curso que impartió por última vez el 23 de febrero, el día anterior al inicio del estallido de la guerra.

Iryna, soltera y con una hija adolescente, había ido al salón de Anastasia para una lección de maquillaje. «Me contó cómo apreciaba el maquillaje y lo bien que se sentía -escribió Anastasia en Facebook- sus ganas de vivir, su fuerza, su amabilidad, su energía me habían conquistado».

El esmalte rojo en las uñas era una señal, para quienes conocieron a Iryna, del deseo de esta mujer ucraniana asesinada en la calle por cuidarse: «Hay que amarse, sobre todo a uno mismo, apreciar la vida y disfrutar cada momento porque la vida solo es una», recuerda Anastasia que a menudo le aconsejaba su alumna que se convirtió en su amiga durante las clases de maquillaje.

En la última clase, en vísperas de la guerra, las dos mujeres charlaron, un poco como siempre. «Iba ir al concierto de Olya Polyakova, una cantante pop ucraniana rebautizada como ‘Super rubia’ por su público y también apasionada por el maquillaje», explica la profesora, que abandonó Bucha hace unas semanas. Luego, llegó la despedida, y las palabras que hoy suenan tan llenas de significado para Anastasia: «Me cogió de la mano y me dijo: ‘Donya, en mi vejez finalmente entendí lo más importante: debes amarte a ti misma y vivir para ti!». <iframe src=»https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fnastya.subacheva.1%2Fposts%2F2318785491597560&show_text=true&width=500″ width=»500″ height=»516″ style=»border:none;overflow:hidden» scrolling=»no» frameborder=»0″ allowfullscreen=»true» allow=»autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share»></iframe>

Un testigo de las atrocidades en Bucha, Maxim Kryvtsov, habló en Facebook sobre la muerte de la mujer cuyas fotos circularon por todos los medios de comunicación del mundo.

«La mujer en bicicleta se acercó al puesto. Llevaba una chaqueta azul corta. Iba rápido y no se detuvo. Cruzó la intersección de dos calles y dispararon desde el puesto de control», escribió Maxim. Según Kryvtsov, su cuerpo yació en la calle vacía durante aproximadamente un mes. «Sus uñas, pintadas de rojo, eran visibles desde lejos», agregó.<iframe src=»https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpermalink.php%3Fstory_fbid%3D1297231017353378%26id%3D100011994764563&show_text=true&width=500″ width=»500″ height=»588″ style=»border:none;overflow:hidden» scrolling=»no» frameborder=»0″ allowfullscreen=»true» allow=»autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share»></iframe>

Olga, la hija de Iryna, ha creado una recaudación de fondos en las redes sociales en memoria de su madre para ayudar a los niños «que continúan sufriendo en Ucrania como resultado de las atrocidades y masacres a nuestras familias». En memoria de su madre, «mama Ira».

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: