La carretera de Las Norias removerá 120.000 metros cúbicos de lava, aún a 400 grados de temperatura

Comparte este post

El Cabildo de La Palma ya ha encendido los motores de los trabajos de construcción de la vía provisional que conectará los barrios de La Laguna y Las Norias, en Los Llanos de Aridane, cruzando el campo de coladas.

Para poder ejecutarla será necesario realizar un movimiento de tierras calculado en 120.000 metros cúbicos de colada. El IGME ha registrado puntos en los que a apenas 30 centímetros de la superficie, la temperatura se mantiene en casi 400 grados.

El consejero de Infraestructuras, Borja Perdomo, ha señalado que estos trabajos adjudicados de emergencia se realizarán extremando las medidas de precaución ante las posibles emanaciones de gases y temperaturas de las coladas, para lo que se contará con la información diaria que faciliten los equipos científicos.

El objetivo es que esta vía provisional esté operativa en cinco meses, aunque siempre dependerá de las condiciones en las que se encuentren las coladas, que están haciendo muy compleja la tarea de volver a la normalidad en La Palma. Ya en La Laguna, las obras tuvieron que paralizarse por encontrar tubos volcánicos a gran temperatura en el trazado al igual que ha ocurrido en estos trabajos. Borja Perdomo ha recordado que para definir esta vía se ha tenido en cuenta los mapas de alturas de las coladas, las temperaturas de enfriamiento y los tubos volcánicos, con la esperanza de poder acometer los trabajos con el menor número de contratiempos posible.

Los trabajos se ejecutarán por ambos lados de la colada simultáneamente, en una carretera que tendrá una longitud de 3,2 kilómetros con un ancho de plataforma de 20 metros con dos carriles, uno en cada sentido.

Borja Perdomo durante los trabajos de reconstrucción viaria

Cabildo de La Palma
La nueva carretera que se ejecutará con materiales reciclados y triturados de la propia colada, tendrá una pendiente máxima de 10,77% y una mínima del 0,93%, construyéndose también una glorieta circular para acceder a la vía.

Borja Perdomo ha señalado que el inicio de estos trabajos aportan «esperanza» al Valle de Aridane, con una conexión terrestre sobre coladas de hasta 25 metros de altura.

Esta conexión entre el norte y sur de las coladas generará otros enlaces con otras pistas y caminos, abriendo la posibilidad a seguir recuperando espacios habitacionales y de cultivo atrapados entre coladas, como es el caso de Cabrejas, El Corujo y la conexión de La Majada, a la altura de la carretera LP-213.

También se está trabajando en el Camino de la Cruz Chica y en el CEIP La Laguna, cuya gran cantidad de lava hace que esos trabajos se prolonguen más en el tiempo.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: