Jude Law, protagonista de ‘Animales fantásticos’: «Teníamos que liberarnos del Dumbledore que conocíamos»

Comparte este post

Aterriza el tercero de los cinco capítulos de la saga Animales Fantásticos, que forma parte del universo de Harry Potter. En esta nueva entrega, desde este viernes en cines, Jude Law vuelve a interpretar al mago Dumbledore, «el profesor que acepta el pasado», dijo el actor en la conferencia de prensa internacional de la película. ‘Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore’ muestra al oscuro mago Gellert Grindelwald tratando de controlar el mundo mágico. Incapaz de detenerlo solo, Dumbledore llama a Newt Scamander, papel al que regresa Eddie Redmayne, para liderar un equipo contra Grindelwald y sus seguidores.

Con Mads Mikkelsen sustituyendo a Johnny Depp en el personaje de Grindelwald, la cinta adquiere un rumbo más político que las anteriores. «Me adapté pronto al personaje, de hecho, me sentí como en casa durante todo el rodaje», apuntó el danés. Pero fue Law quien defendió la decisión de los productores de dejar marchar a Depp. «Ellos eligieron y, en situaciones como esta, hay que aceptar», dijo.

Una saga que avanzó al presente

Mads Mikkelsen sustituye a Johnny Depp en el papel de Gellert Grindelwald en Animales fantásticos: Los secretos de DumbledoreSin la tirita en la herida, el actor reconoció que la película se asemeja al mundo actual, llena de referencias que han resultado proféticas sobre la guerra de Ucrania, desde enfrentamientos «entre personas de la misma sangre», hasta referencias a gente que «quiere transformar el mundo en llamas» o bromas como que «en tiempos peligrosos se favorece a los hombres peligrosos». Representando al ángel caído, Grindelwald ha dejado de creer en las profecías de Dumbledore y se enfrenta a su excompañero para controlar el mundo mágico.

«Sin duda Grindelwald está muy vinculado a Dumbledore. Es un hombre que quiere cobrarse facturas del pasado y que cree estar haciendo un mundo mejor a su manera», reveló Mikkelsen. Adentrándose en los misterios de la fantasía surge un Grindelwald en ascenso. «He hecho tantos villanos en el cine que me he perdido», bromeó Mikkelsen. Este especialista en ‘malos’ compartió sus experiencias explorando comunidades mágicas de China, EE.UU., Reino Unido y Brasil. «Fue maravilloso, pero descubrí que no lo necesitaba porque en el corazón de esta historia lo que palpita es la amistad y la humanidad».

El corazón de Harry Potter
Con la varita de David Yates tras las cámaras (dirigió cuatro de Harry Potter), la cinta muestra a un joven Dumbledore que se esfuerza por llevar a cabo su propio plan convirtiéndose en la figura central de este capítulo. «Vamos a ver al personaje tratando de superar su culpa. Está en un cruce de caminos y debe tomar decisiones», explica el cineasta. Yates firma su capítulo más oscuro de la saga, aunque dijo que, «después de Ucrania, esta película se verá con otros ojos, como cualquier cosa. Hay un carácter rígido, letal y puritano en su ideología, un inevitable reconocimiento del mundo actual».

Jude Law nos recuerda que su versión de Dumbledore es una versión distinta y admite estar preparado para dar vida al Albus Dumbledore que hemos amado en las películas de Potter. «Quiero representarlo abrazando su calidad humana. Temas como la familia, el coraje para hacer lo correcto, el amor, el sacrificio, las decisiones y la esperanza, no solo se ejemplifican en la película, sino que se personifican en Dumbledore», admitió.

Incapaz de detenerlo solo, se encomienda al magizoólogo Newt Scamander con la tarea de liderar a un equipo de magos, brujas y al panadero Jacob, que ha perdido «el amor, el apetito y el horno». Yates nos brinda un atracón de magia con una visión de los personajes que no se aleja del universo del añorado Potter. «Estas películas celebran ciertos valores. Es algo hermoso ser parte de una película que brinda un espacio seguro para aquellos que se sienten despreciados», confesó Floger, que adquiere mucho más protagonismo en su papel del simpático Jacob Kowalski.

Con una historia dominada por oscuros rumores, Law asegura que es una vuelta a los orígenes. «Más que un proceso de cambio, se trata de un regreso a cuando Dumbledore aún no era el personaje de Harry Potter. Teníamos que liberarnos del Dumbledore que conocíamos. Es un hombre que busca su propio camino y se enfrenta a sus demonios, se reconcilia con el pasado y sus propios sentimientos de culpa, pero si hay una cualidad que le une es su malicia y su humor. Estaba preparado desde que leía estos libros a mis hijos».

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: