Joachim Lafosse, director de ‘Un amor intranquilo’: «El Covid nos ha hecho ver que los trastornos mentales son importantes»

Comparte este post

Joachim Lafosse (Uccle, Bélgica, 1975) cuenta con una amplia trayectoria como director (ha realizado nueve películas desde su debut en 2004) pero nunca había acometido un proyecto tan personal como

‘Un amor intranquilo’
. La película relata la lucha de un pintor con trastorno bipolar y su esposa por intentar mantener a flote su unidad familiar ante la constante intranquilidad que supone esa enfermedad mental. Sus dos protagonistas (Damien Bonnard y Leïla Bekhti) han sido nominados al Premio César de la Academia Francesa por sus conmovedoras interpretaciones en esta película que formó parte de la Sección Oficial de la última edición del

Festival de Cannes
. «Estar en Cannes es muy importante y más aún hoy en día. Si la película no hubiera estado en el festival, probablemente no estaría aquí haciendo esta entrevista», asegura Lafosse.

– ‘Un amor intranquilo’ es una película muy especial para ti…

– Le tengo especial cariño a esta película porque es la primera vez que cuento algo de mi infancia. Mi padre fue ingresado varias veces debido a su trastorno bipolar y a sus crisis maníaco-depresivas. Ahora bien, esta no es una película sobre esa enfermedad. Es una película que intenta hacer ver cómo un hombre y una mujer luchan por no estar encasillados en un solo papel: él en el de enfermo y ella en el de enfermera. Creo que en todas las historias de amor, cuando aceptamos compartir una vida cotidiana, acaban apareciendo fragilidades y defectos. Y es en ese momento, cuando dejas atrás la pasión, que puedes empezar a plantearte que se trata de una relación de verdad.

– ¿Así que para ti lo más importante era contar cómo la enfermedad afecta a la pareja y al núcleo familiar?

– Creo que sobre todo se trataba de mostrar que, en la vida familiar, los problemas siempre son multifactoriales. No hay una enfermedad, hay varias enfermedades. Por eso la película en su título original se llama ‘Los intranquilos’ y no ‘El intranquilo’. Lo que quería hacer realmente con esta película era mostrar lo que puede ocurrir en una familia cuando solo te ocupas de la enfermedad. Hoy en día todo lo hemos vivido porque, si solo se habla del Covid, todos perdemos la cabeza. El virus existe pero hay otras muchas razones por las que lo pasamos mal. El Covid nos ha hecho ver hasta qué punto es importante ocuparse de los trastornos mentales.

– Esta es una de las pocas películas que han abordado de una manera natural el tema del Covid…

– No entiendo por qué hay tan pocas películas que hablan de esto y que no tienen en cuenta esta realidad. Es como si estuviéramos metiendo esta realidad debajo de la alfombra. En las situaciones familiares no llevas la mascarilla pero, cuando vas a la panadería, te la pones. ¿Por qué no voy a incluir esto en la película? En el futuro, cuando alguien vea mi película, me gustará que la gente vea las mascarillas e identifique en qué época fue filmada.

– Has escrito el guion junto a siete personas. ¿Cómo fue el proceso de escritura?

– Nunca he escrito con todos a la vez, siempre con uno tras otro. Cada guionista puede sentir más empatía por un personaje o por otro. Pero como lo que yo intentaba era describir el sistema familiar, no quería un guion que defendiera a alguno de los personajes. Para mí, el espectador no debe escoger entre su padre y su madre. Por eso fue muy interesante trabajar con varios guionistas.

– ¿Cómo se preparó Damien Bonnard para el personaje?

– Como un actor americano. Conoció a psiquiatras, estuvo viéndose con una psicoanalista especializada en bipolaridad durante tres meses, estuvo en el taller del pintor que hizo los cuadros para la película… Trabajó muchísimo, se preparó a fondo.

– El personaje de Leïla representa a todas esas mujeres que dedican su vida a los demás y se olvidan de sí mismas. ¿Sientes que estas mujeres no están lo suficientemente representadas en el cine?

– Creo que haría falta que el cine mostrara esa realidad y me parece muy importante este tema porque significa que también hay una enfermedad en Leïla. Ella se fusiona con su marido y la responsabilidad no es ni de su marido ni de la enfermedad sino de lo que se fabrica en la pareja. Creo que en la pareja nunca hay un solo culpable.

– De hecho, hay algún momento de la película en la que Damien se comporta de manera normal y es Leïla la que se muestra «intranquila»…

– Es lo que pude observar. Cuando hay una persona en la familia que tiene ese tipo de psicosis, una de las consecuencias es que la gente que la rodea siempre teme la reaparición de esas crisis. Y cuando el paciente está mejor y expresa su alegría o sus ganas de vivir, la otra persona le dice: «¿Seguro que estás bien? ¿Has tomado las pastillas?». Entonces se hace muy complicado porque esas situaciones obligan al enfermo a quedarse del lado de la enfermedad y, a la vez, se entiende por qué Leïla tiene miedo. Quería describir esa complejidad.

– ¿Cómo ha sido el ‘feedback’ que ha recibido por la película?

– Realmente asombroso. Es la película con la que más reacciones positivas he tenido. Me han hablado muchas personas que tal vez no están familiarizados con la bipolaridad pero que conocen a alguien que es alcohólico o se ha quedado en el paro y se han sentido identificados con la película. ¿Qué haces para ayudar a un ser querido que lo está pasando mal? Para mí, ese es el núcleo de la película.

‘Un amor intranquilo’ llega a los cines españoles el 11 de febrero.

Quizás te interese...

Un filón sin explotar

En agosto, Galicia se convierte en la versión termométrica de la sobada metáfora machadiana: una Galicia tirita y otra se abrasa; una abre el paraguas

A %d blogueros les gusta esto: