Jaime Chávarri: «No me gustan mis películas. He odiado ‘El desencanto’ durante años»

Comparte este post

El ciclo de charlas ‘La conversación’, organizado por la agencia de información Colpisa para conmemorar su 50 aniversario, dio su pistoletazo de salida ayer con el encuentro que mantuvieron Jaime Chávarri y Marta Nieto. El Auditorio CaixaForum de Madrid fue el escenario que acogió el diálogo entre el veterano director de clásicos como ‘El desencanto’ o ‘Las bicicletas son para el verano’ y la protagonista de títulos como ‘Madre’ y ‘Tres’. Chávarri y Nieto coincidirán en ‘La manzana de oro’, que supondrá la primera película del director desde ‘Camarón’ (2005).

Chávarri explicó los motivos por los que lleva 17 años alejado del mundo del cine: «Llevaba mucho tiempo sin querer hacer películas porque, en primer lugar, todo el sistema de producción que yo conocía había cambiado radicalmente y, por otro lado, porque pensaba que a esta nueva generación ya no le interesaba lo que yo quería contar. Pero entonces apareció un productor mágico que quería trabajar como lo hacían aquellos con los que he trabajado toda la vida. Tenía un proyecto y quería que lo dirigiera yo. Leí la novela, hice la adaptación, me empezó a gustar mucho aquello y me di cuenta de que me apetecía y que me veía con ganas de hacer la película».

El director también recordó cómo fueron sus inicios en el mundo del cine: «Conocí a Iván Zulueta en un guateque y me contó que estudiaba en la Escuela de Cine. Yo no sabía qué era eso pero aquello cambió absolutamente mi vida. Estudiar cine en los años 70 fue increíble. Era una escuela muy pequeña, había muy poca gente pero eran todos cultísimos y habían leído muchísimo. No tenían nada que ver con las generaciones actuales. Que tienen la misma ilusión, cuidado, y a mi juicio son cada vez mejores. Pero aquello era una arcadia para la gente a la que le gustaba el cine. Y no había miedo a tirar el trabajo del otro. Ahora es muy difícil que en una clase alguien te diga que lo que has hecho no le gusta. Se ha creado una especie de engañosa solidaridad en la cual el otro nunca hace nada malo».

Marta Nieto se encuentra preparando la película con la que debutará como directora: ‘La mitad de Ana’. «Estoy cerrando la última versión del guion. Si todo va bien, me gustaría estrenar en la primera del próximo año», asegura. Nieto se ha propuesto poner en práctica detrás de las cámaras todo lo que ha aprendido estando delante de ellas: «Lo que me ha ayudado mucho es entender el poder de la imagen. Una imagen comprende entre sí misma mucha información. Todos los elementos que la componen están contando algo. Como actriz, es muy importante entender lo que está contando ese personaje en ese momento para no sobreactuar y no dar más información de la que hace falta. Un plano se hace entre todos y el actor solo es un elemento más».

Aunque acaba de aparecer en una serie de Netflix (‘Feria: La luz más oscura’), la actriz murciana reconoce que no es una gran consumidora de plataformas: «Voy bastante al cine. No vivo la película igual si la veo en casa. A las series no me engancho. Me siento manipulada cuando llega el final del episodio y me hacen el giro final para que vea el siguiente. Chávarri coincide con Nieto: «De vez en cuando veo alguna de estas series que llamamos placeres culpables, que son una tontería pero te quedas enganchado y te la ves entera. Pero reconozco que la mayoría de series que empiezo a ver, las tengo que dejar».

Los dos tienen experiencia en los Goya: Chávarri ha sido nominado en tres ocasiones y Nieto optó al «cabezón» a la mejor actriz por ‘Madre’. «Cada vez que me dan un premio, pienso: ‘ya les he engañado otra vez’. Se agradecen mucho y te vas a casa muy contento pero también dejan una sensación de vacío muy desagradable. Están muy al margen de lo que es trabajo», asegura el director. «Creo que los premios funcionan como un mecanismo de la industria, para dar visibilidad y que estemos unidos. Dan un gusto tremendo pero es cierto que son muy relativos y subjetivos. Entrar en eso genera un vacío. Si le das demasiada importancia, son calor para el alma. Pero los premios no son la realidad, no son lo importante. Lo valioso está en otro lugar, en el proceso creativo. Me encantan pero también me dan miedo», apunta Nieto.

Chávarri asegura que lo peor de su oficio es tener que enfrentarse a las opiniones que los demás tienen sobre sus películas: «Lo único que me gusta del cine es el rodaje, incluyendo el montaje y la mezcla. Todo lo demás es un suplicio. Lo paso fatal. Llega un momento, cuando acabo las mezclas, que me sé la película de memoria y todo me parece obvio y manido. Cualquier contacto con la reacción de los demás ante la película me resulta completamente odiosa. La película está ahí y ya no es mía». El realizador madrileño es el autor de ‘El desencanto’, uno de los títulos más célebres de la historia del cine español, pero su relación con esta película no es tan cariñosa como cabría esperar: «A mí no me gustan mis películas. Solamente las recupero un poco a través de la gente. He tenido la inmensa suerte de que hoy se siga hablando de una película que hice hace 40 años. Pero eso generalmente no pasa, es una cosa excepcional. La he odiado durante años porque sentía que, de todas las películas que había hecho, era la única que la gente recordaba. Pero luego te das cuenta de que está muy bien que después de 40 años la gente se acuerde de ella y los jóvenes la sigan descubriendo».

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: