Investigan al presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, por una supuesta relación con una asistente

Comparte este post

Los directores del Banco Interamericano de Desarrollo se reunieron recientemente para deliberar sobre un correo electrónico anónimo que denuncia que el presidente de la institución, el estadounidense de familia cubana y criado en España Mauricio Claver-Carone
mantuvo relaciones con una subalterna que vulnerarían el código ético de la institución, además de haber malversado fondos.

El propio Claver-Carone ha negado esas acusaciones este viernes en un foro organizado por el BID. «Confíen en mí, me encantaría presentarles hoy pruebas directas que tengo, no circunstanciales, no de oídas, no anónimas, las pruebas directas de la verdad. Pero voy a respetar lo que debe ser una proceso confidencial, de acuerdo con las reglas del banco, y la posibilidad de una supuesta investigación, según alegaron fuentes que hablaron con la prensa, en violación de las reglas del banco», dijo en su alocución.

La agencia Reuters reveló las alegaciones en una nota el jueves. El BID es el banco de inversiones y de desarrollo regional más grande en el continente americano. Claver-Carone buscaba ahora una ampliación de capital de su brazo de inversiones.

Claver-Carone fue encargado de política latinoamericana en el Consejo de Seguridad de la Casa Blanca con Donald Trump, y este le propuso como candidato para presidir el BID tras el final del mandato de su predecesor, el colombiano Luis Alberto Moreno.

Hubo resistencia entre varios países americanos, encabezados por Argentina, que aludían a una norma no escrita de que el presidente del BID, cuya sede está en Washington, no podía ser estadounidense. Su confirmación, en otoño de 2020, rompió con 70 años de tradición de que un latinoamericano presidía el BID.

Los recelos hacia su figura también proceden del hecho de que fuera artífice de las principales políticas de la Casa Blanca hacia Iberoamérica en la era Trump

Los recelos hacia Claver-Carone también proceden del hecho de que fuera artífice de las principales políticas de la Casa Blanca hacia Iberoamérica en el mandato de Trump, incluida la campaña de máxima presión tanto para con Cuba como con Venezuela. Cuba no es miembro del banco, y en 2019 el BID reconoció al enviado de Juan Guaidó como representante legítimo de Venezuela en ese banco de inversiones, desterrando de él a los emisarios del régimen de Maduro.

Claver-Carone se comprometió a estar en la dirección del BID un solo mandato de cinco años, en el que se centra, según dijo en conversaciones con este diario en 2020, en afianzar la economía iberoamericana tras la pandemia de coronavirus y en aprobar medidas de buena gobernanza y transparencia interna.

Una de las fuentes citadas por Reuters informó de que «los directores trataron la posibilidad de contratar una empresa externa para investigar las acusaciones y pedir a Claver-Carone que se aparte temporalmente del cargo». Los 14 directores del banco, el secretario general y el vicesecretario se reunieron para tratar esas acusaciones.

El presidente del BID dijo en su intervención de este viernes que ha nombrado a la primera mujer jefa de gabinete en la historia del banco, Jessica Bedoya, que también procedía del gobierno federal de EE.UU. y que entró en la institución financiera en 2020. A los empleados del banco les dijo: «Siempre cuidaré de vosotros».

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: