Igualdad… y con el toto pintado

Comparte este post

Si usted decide consultar el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua podrá encontrar palabras como emoticono, emoji, tuit, con su correspondiente definición. Los doctos miembros de la Academia no han sido vagos ni pusilánimes a la hora de dar entrada a nuevas voces por ser de uso común entre hispanohablantes. Y, por penoso que pueda parecernos tener que asimilar tantas palabras provenientes del mundo anglosajón, cierto es que la Academia no se anda con remilgos a la hora de normalizar lo que en la calle se ha convertido en habitual.

No aparece, sin embargo, en el diccionario la palabra ‘toto’, que escuché por primera vez cuando mi nuera y mi hijo lavaban y aseaban a su nieta Mar después de haberle cambiado el pañal y le ponían una crema con la que evitar rozaduras y molestias en las partes íntimas de la criatura. Así fue como quedé enterado del significado de ‘toto’, que en aquel momento pensé formaba parte del léxico almeriense, tierra de procedencia de mi querida nuera.

Ahora, un anuncio de la Concejalía de Igualdad y Perspectiva de Género del Ayuntamiento de Soria me viene a ilustrar de que ‘tot’o es vocablo de mayor extensión y uso que el que yo creí era exclusivo del sur de Andalucía. De hecho el consistorio soriano acaba de destinar 20.000 euros de su presupuesto para que Laura Martín, de la que únicamente se nos dice que es «de Olé tu toto», sea la que imparta el taller «Píntate el toto».

Coño, dije para mis adentros, qué ilusionadas deben estar las sorianas ante la perspectiva de disfrutar de un mañana distinto gracias a la decoración que lograrán cuantas participen en tan instructivo taller. Y no digamos los sorianos, seducidos por las posibilidades –si les dan opción, permiso y registro de entrada— de poder admirar el resultado de tan decorativo taller.

Como suele ser habitual en nuestro país se han escuchado de inmediato voces de lo mas airadas, las de representantes del hetero-patriarcado carpetovetónico, en contra de esta artística iniciativa, criticando tanto la convocatoria como el dispendio de veinte mil euros, coste del taller impartido por doña Laura y, se supone, de los brebajes y tintes usados para la ocasión.

¿Y qué son veinte mil euros sino ‘pecatta minuta’, dentro del descomunal pastón que ha sido reservado para que la sin par cajera que fue, y ahora es ministra de Igualdad, Irene Montero, pueda desarrollar todas las políticas feministas y feminoides…que le salgan de su ministerial ‘toto’, ya que dispone de nada menos que de veinte mil millones de euros consignados en los Presupuestos Generales del Estado?

Debo suponer que del mismo modo que las sorianas podrán lucir a partir del 16 de este mes de abril un ‘toto’ decorado con pigmentación resistente al agua, no vaya a ser tan efímero su adorno que a la primera ablución (no confundir con ablación, por favor) se queden sin él, también los sorianos serán invitados a participar en otro taller similar, en el que podrán decorarse el cipote, así mencionado en recuerdo de don Camilo que con tanta fruición habría comentado el caso del taller de Soria.

Si los vecinos de la capital machadiana reclaman paridad de trato a la Concejalía de Igualdad y Perspectiva de Género, tal vez les resulte tan interesante como práctico, mayormente a los que tienen problemas prostáticos, que pintarrajeen su viril miembro con una pintura fluorescente, de modo que les pueda sirve de guía para mejor localización del inodoro en esas impertinente horas nocturnas en que la vejiga reclama de modo perentorio su vaciado.

Lo único que me extraña de estas iniciativas tan peculiares es que todavía no hayan sido objeto de imitación en nuestra Comunidad Valenciana, teniendo como tenemos un gobierno tan progre y tan dado a este tipo de parecidas chorradas, pero confiemos en que en breve algo parecido se ofrecerá a unos, unas y unes.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: