Gratitud a don Carlos

Comparte este post

A los pocos días de llegar a la ciudad en 1982 se sumergió en sus problemas, en sus déficits y también en sus alegrías y devociones.

Nada le resultó ajeno; nada le dejaría indiferente empezando por las dificultades económicas de la diócesis, las necesidades para la vida religiosa debidas al crecimiento de la ciudad, y muy especialmente el entender la larga historia y tradición del mundo cofrade de papel tan relevante en la ciudad.

Sus palabras y su figura, revestida de rojo en las solemnidades o de negro en su vida cotidiana, no dejaban indiferente: traslucían sus conocimientos de psicología y de filosofía, y su voz era muy clara, llena de matices y bien sonora.

Supo estar junto a los sevillanos en los… Ver Más

Quizás te interese...

España vuelve a vacunar del Covid

Comienza la campaña de la segunda dosis de refuerzo frente al coronavirus, esta vez con vacunas adaptadas a Ómicron . Para la mayoría de los

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: