Fragata F-110: así es el buque de guerra a cuyo corte de chapa ha asistido el presidente Sánchez

Comparte este post

La clase Bonifaz de la Armada Española, también conocida como F-110, ha iniciado este miércoles su andadura con el primer corte de chapa en el astillero de Ferrol de Navantia al que ha asistido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Fue el 29 de marzo de 2019 cuando el Gobierno dio luz verde al contrato para construir cinco nuevas fragatas F-110 por un importe de 4.317 millones de euros. Para su construcción se constituyó la UTE Protec 110, constituida por Navantia e Indra, compañía esta última que integrará la mayor parte de sistemas a bordo del buque.

El calendario de pagos se inició en el año 2019, concluyendo en el año 2032. La entrega de la primera unidad está prevista para el año 2026, y la última para el año 2031.

El nombre de estos nuevos buques de guerra de la Armada Española rendirán tributo a marinos ilustres españoles: Bonifaz (F-111), Roger de Lauria (F-112), Menéndez de Avilés (F-113), Luis de Córdova (F-114) y Barceló (F-115).

El mástil integrado de la futura fragata clase Bonifaz de la ArmadaLa clase Bonifaz parte de un nuevo concepto de navío de guerra que tendrá como principal novedad el denominado «mástil integrado», donde se instalarán los sistemas de comunicaciones, radares, equipos de guerra electrónica y optrónicos. El objetivo es evitar elementos giratorios.

Las fragatas F-110 tendrán un concepto operativo a medio camino entre los actuales Buques de Acción Marítima (94 metros de eslora y 2.670 toneladas de desplazamiento) y las modernas fragatas F-100 (147 m. y 5.800 Tn.), buques enfocados sobre todo a la lucha antiaérea.

De este modo, las F-110 operarán en escenarios de alta amenaza e intensidad formando grupos de combate en alta mar (como las F-100) o podrán actuar en solitario en zonas de baja intensidad cercanas a la costa (cualidad de los BAM).

Recreación de la fragata F-110 o clase

NAVANTIA

Guerra asimétrica, seguridad marítima, proyección del poder naval, helicóptero, cooperación militar-civil, flexibilidad en el despliegue, propulsión híbrida y espacio para vehículos no tripulados son algunas de las características reveladas por la Armada. «Un diseño para alta mar, pero también para litoral».

Algunos de los aspectos tecnológicos y características que incorporará son:

– incorpora prestaciones reforzadas en capacidad antisubmarina (ASW) y de guerra asimétrica (ASYM), sin menoscabo de la capacidad antiaérea. Estarán equipadas con dos sonares de última generación de Thales (Captas 4 Compact y el Blue Master) que proporcionarán capacidad de guerra antisubmarina a los cinco buques (superior a 160 millones d eeuros).

«Las fragatas F-110 seguirán disponiendo de un helicóptero embarcado por lo que deberán contar con una plataforma de vuelo»

– nueva generación del sistema de mando y control SCOMBA responderá a los estándares más exigentes de gestión de datos, incorporando tecnologías de vanguardia y gran capacidad de interface e interoperabilidad, contando con enlaces de datos tácticos que permitirán crear una red de sensores y armas que potenciará la capacidad del conjunto de buques, aeronaves, vehículos no tripulados e instalaciones de mando en tierra que formarán la fuerza operativa.

– capacidad de despliegue de forma efectiva de lanchas rápidas, vehículos no tripulados, equipamiento para Grupos de Operaciones Especiales, estiba de contenedores normalizados, etc.

Armas y sensores de la fragata F-110

Navantia
– las fragatas F-110 seguirán disponiendo de un helicóptero embarcado por lo que deberán contar con una plataforma de vuelo, hangar para su alojamiento y mantenimiento, sistemas de ayuda a la navegación aérea, etc.

– m
uy difícilmente detectables en todo el espectro físico y electromagnético y dispondrán de gran capacidad de supervivencia y redundancia de sus compartimientos.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: