Estos lodos, de esos barros

Comparte este post

Aunque cueste creerlo, había ‘vida inteligente’ antes del llamado «efecto Guggenheim» y también sentaban ‘sus reales’ políticos deseosos de abrazar una farola. Décadas después de la furia pantanosa del franquismo, comenzó el festival de los museos, y cualquier autonomía o ayuntamiento que se preciara «necesitaba» el correspondiente «edificio emblemático». Después de los años de la Movida en los que «la vanguardia era el mercado», aparecieron en España los directores de museo que tuvieron que afrontar tareas verdaderamente fundacionales.

Una batalla cruenta
En el retrovisor podía verse una gran cantidad de materiales críticos que expusieron, como el canónico libro de Simón Marchán, cómo surgió el Conceptual en un suelo nada propicio, y como se eclipsó en la Transición para que impusiera su… Ver Más

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: