Encausan por chantaje a la madre y la tía de la víctima del excapellán de Las Angustias

Comparte este post

El Juzgado de Instrucción número 1 de Valladolid ha abierto procedimiento abreviado por presunto delito de chantaje a las hermanas I.T. y B.C.T, la primera de ellas madre de la menor a la que el excapellán de la iglesia de Las Angustias sometió a ciberacoso sexual, delito por el que cumple actualmente pena de cárcel.

En su auto, después de que el condenado se personara en dichas diligencias como acusador particular, el juez instructor, a tenor de las diligencias existentes, ha resuelto transformar dichas diligencias en procedimiento abreviado contra las dos hermanas y emplaza a las partes para que antes de diez días soliciten o no la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa, según la información del Gabinete de Prensa del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León recogida por Europa Press.

En el mismo auto, sin embargo el instructor acuerda provisionalmente el sobreseimiento de la causa respecto de la madre de la menor, I.T, con pieza separada del procedimiento hasta el momento en que la misma sea detenida, puesto en la actualidad se encuentra desaparecida y en situación de rebeldía.

En su auto, la juez justifica su decisión de continuar por el trámite de procedimiento abreviado tras recordar que a raíz de las conversaciones y vídeos con contenido sexual enviados por el condenado a la menor, en torno al 6 de enero de 2020, estando de acuerdo B.C.T. e I.T, tía y madre de la víctima, respectivamente, éstas enviaron un mensaje de whatsapp al religioso comunicando la primera que su hermana había visto el contenido de las comunicaciones con la niña y le proponían la entrega de dinero para comprar una casa en Rumanía a cambio de no denunciarle.

Para un piso en Rumanía
El párroco contestó que no hablaba por teléfono y solicitó una entrevista en persona, con lo que finalmente se vieron a la puerta de la iglesia de Las Angustias. Hablaron en el parque lateral de la catedral de Valladolid y la tía dijo al capellán que había propuesto a su hermana que si les daba dinero para comprar una casa en Rumanía, entre 100.000 y 120.000 euros, se olvidaba todo.

El religioso alegó que no tenía ese dinero, y caso de querer dárselo lo debería conseguir, con lo que quedaron al día siguiente y al acabar la reunión el ahora en prisión se asesoró y decidió que derivaría a su abogado a ambas mujeres.

Contó por teléfono lo decidido y sus interlocutoras reaccionaron enfadadas, amenazando con acudir a la policía e incluso con acudir al día siguiente a la iglesia a enseñar fotos de él desnudo, y dirían «mira lo que hace el cura».

La negativa de él seguía y finalmente, el 10 de enero de 2020 por la mañana, ambas hermanas le llamaron para decirle que estaban camino de la policía, y que o les daban el dinero o le denunciaban sin más esperas, cosa que así hicieron.

Diligencias de oficio por Fiscalía
Las presentes diligencias fueron acordadas de oficio por la Fiscalía de Valladolid a raíz del testimonio que el condenado prestó en el juicio en el que apuntó que la progenitora y una tía de la víctima le someterieron a extorsión para que a cambio de una importante cantidad de dinero mantuvieran silencio y no denunciaran su comportamiento delictivo con la pequeña.

El religioso fue condenado el pasado año por la Audiencia de Valladolid a una pena de tres años de cárcel por un delito de corrupción de menores con concurso con otro de abusos sexuales sobre una menor de 13 años a la que envió varios vídeos muy subidos de tono, uno de ellos masturbándose.

En concreto, el tribunal condenó al religioso a un año de prisión por el delito de ciberacoso y a dos por abuso sexual a una menor de 16 años -Fiscalía pedía cuatro por abuso y corrupción de menores-, junto con su inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular con menores, por tiempo de trece años de cumplimiento simultáneo.

También procedió imponer al acusado la prohibición de acercarse a la menor a una distancia no inferior a 500 metros y durante diez años, como el comunicarse con ella por cualquier medio y por el mismo tiempo.

Se impuso igualmente al acusado la medida global de libertad vigilada durante seis años, después de la duración de la pena privativade libertad, junto con la prohibición de desempeñar determinadasactividades que puedan ofrecerle o facilitarle la ocasiónpara cometer hechos delictivos de similar naturaleza y la obligación de realizar un curso de educación sexual.

En cuanto a la vía de la responsabilidad civil, el tribunal acordó la reserva de las acciones correspondientes en favor de la menor y de su representante legal.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: