El plan de huida para el capitán detenido: «Erdogan seguro que le da asilo»

Comparte este post

Es agosto de 2020 y Aleksejs Dircenko–uno de los presuntos cabecillas de la organización dedicada al tráfico de armas   desmantelada por la operación Yakir – no sabe que tiene el teléfono intervenido por autorización del juez de la Audiencia Nacional que le investiga. «Hay que sacarlo de Grecia de alguna manera», le dice a su mano derecha, Boriss Lunovs. Se refiere al capitán del buque Mekong Spirit–Sergii Nevecheria–que había sido detenido por las autoridades griegas tres años antes cuando se dirigía rumbo a Sudán , tras cambiar de destino y tripulación, portando detonadores explosivos, cartuchos de caza, petardos y rifles sin los permisos exigidos. El barco, era propiedad de una empresa vinculada a Lumar SA, dirigida por Dircenko y Lunovs era su gerente. En aquellas fechas, el capitán está pendiente de ser juzgado y Dircenko quiere tener listo un plan de huida para él en caso de condena. «Hay que pensar en una alternativa para evitar que entre en prisión», plantean. La propuesta de Dircenko pasa por conseguir documentación «a nombre de un tercero» y hacerle «desaparecer». Quieren que se refugie en Ucrania, Rusia o Turquía. Noticia Relacionada sumario de la operación yakir estandar No Barcos, tanques, fusiles: así operó una red de tráfico de armas con base en España Isabel Vega Una traición entre navieros a los que se vincula con el contrabando desde Ucrania desató la Operación Yakir Lunovs se muestra conforme al plan e informa de que concoce a una persona que podría ayudarles. «Si el capitán va a Turquía, podría pedir asilo político. Erdogan seguro que se lo concederá», aventura. «Hay que prepararlo ahora si no no dará tiempo a sacarlo», zanja Dircenko. De la conversación se «denota la implicación y preocupación que ambos tienen con la intervención del buque Mekong Spirit» concluye uno de los informes policiales. «Hay que pensar en una alternativa para evitar que entre en prisión» Sin embargo este plan de huida jamás llegó a materializarse y el capitán, Sergii Nevecheria, fue juzgado, aunque absuelto. Con todo, su declaración ante las autoridades ha sido ahora clave para los investigadores de la Operación Yakir, porque vincula a Dircenko con aquella operación. «Lumar me apoya» «La empresa Lumar me apoya. Algo de dinero me dan para que yo tenga si es que necesitara comprar algo tanto tiempo como esté en la carcel»–prosigue– «me dicen que me lo darán. Desde la dirección de la empresa me han prometido, a través de mi abogado, que me darán una estancia en un hotel o la casa de alguien», declaró Nevecheria, ante el Tribunal de Primera Instancia de Pireo y la Fiscalía griega. Señaló como su contacto a Boriss Lunovs y, al igual que otros tripulantes, llevó a concluir que era Lumar, y no la sociedad que figuraba, la auténtica responsable.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: