«El Madrid no tenía consistencia hasta que llegó el señor Casemiro»

Comparte este post

El Real Madrid vuelve a verse las caras con el Chelsea, su verdugo en la pasada Liga de Campeones. El equipo inglés también se cruzó en el camino de los blancos en la Supercopa de 1998. Eran otros tiempos, los de Mijatovic, Fernando Hierro, Roberto Carlos y compañía. Y los de Gustavo Poyet, autor del gol que entonces entregó el triunfo a los ingleses. El exfutbolista uruguayo, recién nombrado seleccionador de Grecia, y que participó de la Liga española como jugador (Zaragoza) y entrenador (Betis) es una voz autorizada para hablar de la atractiva eliminatoria que parte hoy en Londres.

¿Cómo está siendo esta experiencia como seleccionador de Grecia?

De momento, muy bien. Todo lo que me habían dicho sobre ser entrenador de una selección, es verdad. Mucha planificación, mucha tranquilidad, a pesar de tener trabajo durante los meses que no estás jugando. Después son siete, ocho, nueves días, días sumamente intensos, realmente intensos que también tienen su particularidad y que disfruté mucho.

¿Cómo es su día a día allí?

Me planteé una forma de trabajar mía. No sé cómo hacen los otros seleccionadores. Primero, yo quiero estar acá en Grecia. Segundo, plantearme un horario de trabajo diario de lunes a viernes de buscar y analizar jugadores. Después el fin de semana veo partidos en directo. Es importante ver al jugador en su medioambiente.

¿La gente sigue recordando la gesta de Grecia en 2004 ante Portugal?

Sí, hasta 2014 siguieron clasificando a los grandes campeonatos y de ahí hacia adelante no. Cosa que hay que revertir, pero no es fácil debido al ranking donde de cara a la próxima Eurocopa estamos en el bombo 4 y eso lo hace complicado… Vamos a tener dos potencias y otro, que sobre papel, van a ser mejores. Hay que ver la fórmula de volver a los tiempos buenos, pero con tranquilidad… No se puede hacer magia de un día a otro.

¿Cómo fue el golazo que marcó al Real Madrid en la Supercopa de 1998?

Para nosotros, ese Chelsea de antes y no el actual, era un partido enorme, sumamente especial. Yo venía siendo titular, pero me enteré por la mañana que no iba a jugar de entrada. Pasé una tarde especial, pero con ganas de que el técnico me diera lo que fuera cinco, diez, quince, veinte minutos y, por suerte, tuve un poquito más. Cuando me puso la pelota Zola al borde del área uno intenta usar su habilidad y que el balón vaya entre los tres palos lo más lejos del portero. La conexión fue buena y difícil para el portero. En ese momento tenia ganas de que terminase el partido, pero quedaba un ratito. Fue especial, la gente me veía que yo hacía goles, pero en una final nunca lo había hecho.

¿Su carrera profesional cambió al marcar ese gol al Real Madrid con toda la repercusión que esto genera?

A mí me confirmó en el Chelsea. Yo llegué en la anterior temporada, me lesioné pronto. Tuve la opción de hacer gol en semifinales y jugar contra el Real Madrid. En mi segundo año era una expectativa porque querían verme más. A partir de ese gol al Madrid y decidir una final pues te marca con los hinchas y empecé a tener una relación extraordinaria con los hinchas y eso perdura hasta a día de hoy.

¿Aquel Real Madrid era mejor al actual?

Era un Madrid muy poderoso: Roberto Carlos, Mijatovic, Hierro. Realmente muy muy fuerte, por eso ganaron la Champions. Ahora también están peleando por todo. Es difícil comparar el mismo equipo en diferentes fechas. Hasta el Clásico había sido consistente por lo que fue algo particular. Un ejemplo claro lo demuestra el partido ante el PSG, donde le daban por muerto, y aparecieron los jugadores clave para darle el pase. Es raro que el Madrid siga en Champions y no sea peligroso.

Como usted dice, la remontada ante el PSG fue fantástica, pero luego pierde de goleada ‘El Clásico’. Parece no haber un término medio…

A uno siempre le gusta elegir al menos bueno o al que tiene menos características para llegar a la final. Pero en esta fase no puedes ponerte a elegir. Evidentemente cuanto más flojo es el equipo más suerte tienes. Si uno quiere ganar la Champions tienes que ganar a los mejores y eso incluye al Real Madrid. No creo que haya tenido problemas el Chelsea, se esperaba algo grande y al final pasó.

¿Qué Chelsea espera? Ahora a nivel extradeportivo está en una situación complicada…

Es increíble lo que te voy a decir, pero la gente no se da cuenta. El Chelsea lleva muchísimos partidos sin perder. Perdió el partido ante el Liverpool en penaltis, aunque realmente lo empató. Si miras el récord para atrás es muy bueno, pero hay unos empates que le alejó de la punta de la Premier. Es un equipo complicado para jugar a la contra, muy complicado. El Madrid debe estar muy bien para pasar la eliminatoria al igual que el Chelsea debe estar muy bien para también pasar.

En la anterior temporada vimos un gran Chelsea…

Tuchel llegó en el momento justo, lo ordenó muy bien e hizo complicado que le jugasen a la contra. El equipo sabe cuándo usar los momentos y con la llegada de Lukaku uno pensaba que iban a aspirar a ganar la Premier, aunque no se encontró esa consistencia con él. Ahora pasa por un tema de Copa. Cuando uno juega para el Chelsea siempre tiene que ganar títulos, es una buena situación de análisis para ellos.

¿Cree que Fede Valverde puede ser una de las claves en la eliminatoria?

Lo admiro muchísimo. Tiene una capacidad tremenda para jugar en distintas posiciones en el centro del campo. En partidos importantes está decidido… Es difícil que no jueguen Casemiro, Modric y Kroos. Evidentemente, hay tarjetas, suspensiones, pequeñas lesiones… Ancelotti sabrá bien qué necesita en cada posición para estos partidos. Con respeto, prefiero que sea Ancelotti el que lo decida. Obviamente, me gustaría que Valverde jugara ante el Chelsea, ya lo demostró con un golazo ante Chile. Jugando con dos en el medio tiene desplazamientos y responsabilidades ofensivas y defensivas. Es un tema bastante interesante.

¿Tiene opciones de ser el mejor centrocampista de su perfil?

Tiene esa posibilidad. Ha ido tomando buenas decisiones, no ha estado en una situación en la que tenga prisa por jugar. Acepta su rol en el Madrid y esa madurez, a pesar de su juventud, es fundamental. Ha demostrado que lo puede lograr.

Imagino que ve los golazos de Mbappé…

Si mantiene la cabeza en su sitio de aquí a uno-dos años estaremos hablando del mejor jugador del mundo

¿Triunfará en el Real Madrid?

Hace unos años te diría que era mejor esperar. Ahora tiene final de Champions, tiene muchísimas experiencias, siempre apareció, apareció también contra el Madrid. Tiene todo para dar el salto. Hay momentos donde los jugadores deben tomar decisiones. Está en el momento ideal para ir a un club como el Real Madrid.

¿Haaland encajaría más en el Real Madrid o en otros equipos?

Depende del equipo y de la posición. Es un delantero centro de estar en el medio. El Madrid con el tema de Benzema, al nivel que está… es difícil que Haaland fuese a jugar con Benzema. Ahora, hay momentos donde los clubes deben arriesgar con el jugador porque si no lo pierden. Tendremos que ver. Será interesante. Todos sabemos lo bien que trabaja el presi del Madrid y cómo consigue hacer las cosas en el momento justo. No me sorprendería, pero imagino que quiere ir a un club donde va a tener entre comillas asegurado jugar. Hay clubes que le aseguran más eso. Si se va Lewandowski, sería perfecto para él. También se habla del City, que tuvo cerca a Kane. Depende de la decisión personal en lo que esté buscando.

¿Ve compatible a Benzema-Mbappé-Vinicius-Haaland?

Los cuatro no van a jugar. Aunque son decisiones para el entrenador.

Dos centrocampistas, en las bandas Mbappé y Vinicius, Benzema de enganche y arriba Haaland ¿Es descompensado?

De aquí para atrás el Real Madrid era un equipo bueno, pero que no tenía consistencia hasta que llegó el señor Casemiro y se plantó atrás de Modric y Kroos. Pasó a otro nivel, ganó tres Champions y lo ganó todo. En ese aspecto lo tengo claro. Puede sumar al grupo, evidentemente, hay lesiones… pero los mejores no están en el banco. Es una decisión particular que debe tomar él sabiendo dónde va a jugar y cuándo.

¿Cómo recuerda su etapa en el Betis?

Fue una etapa corta sin tiempo a crear nada. Un poco dramática a nivel de repercusión y todo. Para bien y para mal todo se agranda en el Betis. Pellegrini ha pasado momentos complicados y sin público lo que es fundamental y, con ese tiempo, Pellegrini siempre lo logra. Tener a un entrenador de la categoría de Pellegrini es fundamental, por eso ha dirigido donde ha dirigido y ha ganado lo que ha ganado. Tiene el carácter perfecto para estar al frente de un equipo con tanta expectativa y está haciendo una temporada maravillosa, sin lugar a dudas, ojalá puedan terminar lo mejor posible.

¿El Betis genera tanto?

Totalmente. No tengo ninguna duda. Cuando uno quiere ser negativo puede ser negativo en cualquier forma. Yo tuve que tomar decisiones que me hubiese gustado tomar antes en cuanto a la formación del equipo. Pongo un ejemplo, fuimos a jugar ante Osasuna, un partido sumamente complicado, jugué en Pamplona muchas veces con el Real Zaragoza, y tomé la difícil situación de no poner a Rubén Castro, ganamos y la crítica estuvo igual por no ponerle. Si te planteas criticar vas a criticar. Si hubiera jugado Rubén, que es un jugador espectacular y un goleador de primer nivel, y se hubiera perdido, se me hubiese criticado igual porque se pierde. Cuando estás en medio de la crítica no te salva nadie. Estaba enfocado al equipo y sé lo que tenía que hacer para ganar partidos. Respeto mucho la opinión de la prensa, pero al fin y al cabo decido yo porque nadie, ninguno, me ha salvado a la hora de que me echaran o no me echaran. Me debo a mi trabajo y a lo que creo correspondiente al club que me paga. El resto lo acepto siempre y cuando la crítica sea profesional. Por suerte en Sevilla la crítica siempre fue profesional, no tuve ningún inconveniente con alguien personalmente, porque si hubiese sido personal lo hubiera acabado yo. Pero profesionalmente yo acepto la crítica, aunque no guste.

¿Se le quedó la espinita clavada de que no hubiese salido bien?

No, no para nada. Fue dramático. Cuando yo me fui del equipo estábamos el 13 y llevábamos 11 partidos. Si se hacen cuentas sabes que quedaba todavía bastante por delante, más de 25 partidos. Finalmente quedaron el 14. Si hubieras terminado décimo, noveno, sexto… puedes decir que yo lo había hecho mal. Pero lamentablemente terminaron peor de lo que yo lo dejé. Podemos buscarle las vueltas que quieras, pero los números al final de temporada no mienten. La tabla nunca miente. No te puedes dejar llevar por los primeros dos partidos, pero después de una racha de partidos la tabla refleja la realidad.

 

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: