El Liceo se reencuentra con Wagner y Cecilia Bartoli para dejar atrás el bache pandémico

Comparte este post

El Gran Teatro del Liceo se ha pasado el fin de semana avanzando un único detalle de la programación 2022-23:
«La próxima temporada sí que habrá Wagner». No es de extrañar, porque un escenario que se considera a sí mismo wagneriano llevaba algunos años sin disfrutar de las óperas del compositor. De hecho, el día que Katharina Wagner tenía que presentar a la prensa su ‘Lohengrin’, saltó la noticia del cierre de las salas de conciertos a causa de la pandemia y, como es sabido, el estreno tuvo que posponerse.

La sequía wagneriana que había imperado desde entonces toca a su fin. El 13 de noviembre, se celebrará un recital con obras de Wagner y Strauss a cargo de tres grandes referentes en la interpretación de sus obras: Waltraud Meier, Iréne Theorin y Lise Davidsen. Ya en mayo de 2023, un ‘Parsifal’ con Nikolai Schukoff, Elena Pankratova, René Pape, Matthias Goerne y Evgeny Nikitin dará por cerrada la travesía del desierto. Un montaje que, según el director artístico del Liceo, Victor García de Gomar, «nos recordará los bellísimos Wagner de los que tanto hemos disfrutado en esta casa».

No será el único reencuentro en una temporada que tiene como hilo conductor la idea de «Salto al vacío». La mezzosoprano Cecilia Bartoli volverá al Liceo tras una ausencia de 28 años. El escenario principal también volverá a acoger una ópera escrita por una compositora, por segunda vez en toda su historia. La primera fue, en 1974, ‘Vinatea’, de Matilde Salvador. Ahora recoge el testigo la Premio Nacional de Música 2020, Raquel García-Tomás, con la ópera ‘Alexina B.’, basada en la historia real de una persona intersexual nacida en 1838. Sobre la escasa presencia de compositoras en los 175 años de historia del teatro, De Gomar ha admitido sentir «cierta vergüenza» por una situación que confía en que se vaya corrigiendo en los próximos años.

De Donizetti a Plensa
‘Don Pasquale’ de Donizetti abrirá la temporada en septiembre, y en el reparto se puede apreciar la apuesta por los valores del país: Xabier Anduaga, Sara Blanch y Serena Sáenz estarán presentes con roles significativos. ‘Il trovatore’ con escena del artista residente Àlex Ollé y protagonizada por voces como las de Saioa Hernández será otro de los platos fuertes de la temporada, junto a la producción de ‘Tosca’ del joven sevillano Rafael R. Villalobos que cosechó elogios en su estreno en La Monnaie de Bruselas. Títulos como ‘Il trittico’ completo de Puccini, ‘Macbeth’ de Verdi y ‘Manon’ de Massenet completan la propuesta.

Además de los reencuentros, la temporada propicia algunos encuentros interesantes, como los de Jordi Savall con Calixto Bieito para representar ‘L’incoronazione di Poppea’ y la de William Christie con la coreógrafa Blanca Li para llevar a escena ‘Dido y Eneas’ de Purcell.

En el ámbito de la danza se incluyen también la compañía Akram Khan, con ‘Jungle Book reimagined’ y ‘Coppél-i.A.’, una propuesta del Ballet de Montecarlo que hace dialogar la ‘Coppélia’ de Delibes con el concepto de inteligencia artificial.

Además del apartado puramente musical, la temporada cuenta con varios artistas invitados: Jaume Plensa, Antonio López,
Marina Abramovich (que representará sus ‘Siete muertes de Maria Callas’), Fávia Junqueira y la premio Nobel de literatura Louise Glück.

El presupuesto global alcanza lo 51’4 millones de euros, de los que aproximadamente una mitad proceden de ingresos propios y la otra, de las instituciones públicas. El director general del Liceo, Valentí Oviedo, se mostró confiado en que la propuesta artística logrará alcanzar los 17.500, recuperando así las cifras prepandémicas.

El Liceo del Mar
El Patronato del Liceo ha aprobado seguir adelante con el proyecto Liceo Mar. Su presidente, Salvador Alemany, detalló que ya existe un cronograma que habla del segundo semestre de 2027 como posible fecha de inauguración del nuevo espacio en el puerto de Barcelona. Eso sí, con la experiencia de los años previos apuntó que eso será posible «si no sucede ningún cataclismo», aunque «esto tampoco va a ser la Sagrada Familia, así que si no se acaba en 2027 confiamos en que no haya mucho retraso». Aunque la demolición del cine Imax no será posible hasta que pase la Copa América de vela, en 2024, el Liceo ya trabaja en el proyecto para adelantar trabajo y para que, según Alemany, «la ilusión generada entre la ciudadanía por la noticia de la creación de este nuevo equipamiento no decaiga».

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: