El Calvario: La elegancia de lo clásico

Comparte este post

La semana que finaliza con el tercer domingo del mes de febrero es la de los días del quinario de la hermandad del Calvario, de poder disfrutar de uno de los grandes monumentos instalado en las cofradías a lo largo del año.

Es la elegancia de lo clásico, un montaje complicado de poder superar, colocado todo a la perfección, con unos doscientos puntos de luz y enmarcado en el retablo mayor de un templo que podría ser la Catedral de cualquier ciudad del mundo como es la Magdalena.

GALERÍA

Vea la galería completa (19 imágenes)

Cristo muere en Sevilla de una manera más dulce, en señal de humildad, en un Calvario barroco alumbrado por la luz que representa a cada uno de los que ya no están.

Es el momento del recogimiento, de la oración y de vivir la víspera de lo que está por venir. El Calvario acerca la Cuaresma en Sevilla.

Quizás te interese...

Un filón sin explotar

En agosto, Galicia se convierte en la versión termométrica de la sobada metáfora machadiana: una Galicia tirita y otra se abrasa; una abre el paraguas

A %d blogueros les gusta esto: