Del andamio al walkie-talkie: las extravagancias de Luis Enrique en los entrenamientos

Comparte este post

Ni como futbolista, ni en sus diferentes etapas como entrenador, Luis Enrique , gijonés de 52 años y una marcada personalidad, jamás ha sido uno más y nunca ha pasado desapercibido a ojos de los aficionados, de periodistas ni de sus propios compañeros de profesión. Ni por sus reacciones en el césped ni por sus declaraciones fuera de él, una línea que continúa ahora como seleccionador y que parece querer remarcar en cada una de sus convocatorias y concentraciones con España. Un técnico que no deja de sorprender con los nombres que aparecen en sus listas , pero también con las innovaciones tecnológicas que se afana en incorporar a la dinámica de trabajo del combinado nacional para intentar exprimir al máximo y mejorar el rendimiento de su tropa. Novedades aplaudidas por su corte, pero simples extravagancias para esos sectores que no comulgan con algunos de los métodos de un personaje siempre peculiar, directo y, a veces, cortante en algunas de sus respuestas. Innovación tecnológica o simple marketing. Un debate que se ha reabierto en la actual concentración (donde España prepara los partidos ante Suiza y Portugal en los que se jugará el pase a la final de la Nations League ) por el uso de un walkie-talkie para transmitir órdenes y corregir a sus futbolistas durante los entrenamientos. «Nunca había visto algo así durante un entrenamiento en un entrenador. Tampoco la pantalla que coloca en el campo. Es una innovación, le sirve para darnos instrucciones, nosotros no tenemos que tocar nada, y para mí es algo positivo», explica a este periódico Nico Williams , uno de los debutantes con España en esta convocatoria . Noticias Relacionadas estandar No Fútbol / Selección Española El walkie-talkie de Luis Enrique Javier Asprón estandar Si Fútbol / Selección Española Una selección con suplentes asiduos Javier Asprón Amante del deporte extremo, las inquietudes de Luis Enrique van mucho más allá de fútbol. Un apasionado del ciclismo que también ha sido capaz de bajar de las tres horas en un maratón. Un enamorado del triatlón, pasión que le ha llevado a competir en una de las disciplinas más exigentes de la práctica deportiva: el ironman . Una modalidad en la que hay que cubrir tres distancias (3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie) en un tiempo no superior a 17 horas. Él llegó a hacerlo en poco más de diez horas, registro que muestra ese espíritu espartano que acompaña al asturiano y que ha trasladado a su trabajo al frente de la selección. Los jugadores reciben instrucciones delante de la pantalla instalada en Las Rozas RFEF Pero a la tradicional filosofía del esfuerzo innata a todo deportista, Luis Enrique se afana en unir la ayuda tecnología para intentar sacar el máximo rendimiento a la selección. Ya lo hizo cuando estuvo al frente del Celta, donde ordenó levantar un andamio en las instalaciones de A Madroa para tener una mejor visión de los entrenamientos de la plantilla viguesa. Una construcción fija desde hace tiempo en las sesiones de trabajo de España en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y en la que algunos ven solo un intento de postureo del seleccionador, una forma de intentar llamar la atención y acaparar miradas. «Es una innovación, le sirve para darnos instrucciones, nosotros no tenemos que tocar nada, y para mí es algo positivo» Nico Williams Jugador de la selección Habituado a estar en el foco por sus convocatorias con la selección y por sus apuestas en ocasiones por jugadores que apenas jugaban en sus clubes, si algo ha demostrado siempre Luis Enrique es su personalidad para no sucumbir a las críticas ni a los debates periodísticos. Un personaje al que le gusta crecerse ante las adversidades y que mantiene firme el pulso ante sus detractores. Una figura que no mira la edad en el carné de identidad y que no hace mucho convertía al barcelonista Gavi en el debutante más joven con España (17 años y 62 días). Las polémicas de sus convocatorias En otros casos y a pesar del clamor de sectores de la prensa y la afición reclamando su presencia, futbolistas como Iago Aspas parecen haberse convertido en invisibles para él. Es la doble cara de un seleccionador que no traiciona sus ideas y que se afana en seguir incorporando nuevas ayudas tecnológicas en sus sesiones. El pasado mes de marzo ordenó instalar una enorme pantalla junto al ya famoso andamio desde el que escruta cada unos de los entrenamientos. Una ayuda para analizar y corregir en directo a sus jugadores revisando las imágenes en caliente. En la actual concentración en Las Rozas, Luis Enrique ha dado un nuevo paso tecnológico recurriendo ahora al uso de un walkie-talkie y altavoces en las espaldas de sus jugadores. A través de un vídeo publicado en redes sociales, el departamento de comunicación de la selección española mostraba esta revolucionaria ayuda en los entrenamientos, en los que los internacionales portaron en sus espaldas un altavoz insertado dentro de la ropa para poder escuchar las órdenes dadas por Luis Enrique desde la atalaya de su andamio . En caso de corrección, parón en el entrenamiento y revisión de las imágenes en la pantalla de 18 metros instalada en una de las bandas. Entrenamiento de la selección española EFE Ni en sus equipos ni ahora como seleccionador. Acertado o equivocado, Luis Enrique siempre ha exhibido valentía y nunca le ha temblado la mano a la hora de tomar decisiones para hacer lo que creía conveniente en cada momento. Modernización en los métodos de trabajo del seleccionador y también a la hora de romper con el pasado para ofrecer sus listas de convocatorias. La vieja fórmula de leer la nómina de jugadores reclutados ha dado paso a fórmulas mucho más originales y mediáticas como el uso de chapas, pizarras, taquillas, cromos o matrículas. Lo que no cambia en Luis Enrique con el paso de los años es una particular personalidad que nunca deja de generar debate en torno a su figura.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: