¿Cuándo acabará la sexta ola? ¿Hay que tratar el Covid como la gripe? Los expertos responden ante el avance de Ómicron

Comparte este post

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió ayer sobre las consecuencias que Ómicron dejará en Europa en las próximas semanas. Según dijo en rueda de prensa el director regional de la OMS para Europa, Hans Kluge, los cálculos que manejan les hacen pensar que en las próximas seis u ocho semanas el 50% de la población del continente estará contagiada. «Los datos cotejados en las últimas semanas confirman que Ómicron es altamente transmisible, porque las mutaciones que tiene le permiten adherirse a las células humanas con mayor facilidad, y puede infectar incluso a quienes han sido previamente infectados o vacunados», dijo, al tiempo que señaló que durante la primera semana de 2022 los países europeos han notificado más de siete millones de casos.

Además, según aseguró Kluge, hasta la fecha son 26 los países que han informado de que más del 1% de su población se contagia de Covid-19 cada semana. En España, los indicadores que miden la situación de la pandemia comenzaron a subir antes de Navidad y siguen todavía en aumento. Ayer, el Ministerio de Sanidad notificó 134.942 nuevos casos diarios y la incidencia acumulada se situó en los 3.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. El presidente del Gobierno, por su parte, abogó recientemente por cambiar la estrategia para hacer frente a la pandemia y, con precaución, «evaluar esta enfermedad con parámetros diferentes». Sin embargo, la velocidad con la que Ómicron avanza deja aún cierta incertidumbre sobre qué ocurrirá en las próximas semanas.

¿Cuándo se alcanzará el máximo de casos?
Han sido varias las voces expertas que durante las últimas semanas se han pronunciado sobre cuándo se alcanzará el pico de la sexta ola, el momento en el que se alcance el máximo de contagios y estos comienzan a bajar. Antes de Navidad, se señalaba el fin de las fiestas como el momento en el que comenzaría el descenso. Pero los expertos lo ven ahora más lejos. «La incertidumbre en esta pandemia es muy grande», comienza José Polo García, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), «siempre se había dicho que podríamos llegar al pico en esta semana, pero ahora ya se está postergando y estaremos más acertados cuando nos vayamos acercando a finales de mes», incide, y destaca lo impredecible que puede ser la pandemia y la dificultad que se ha tenido para predecir los máximos de contagios en las anteriores olas. «Me parecen alarmantes las cifras de la OMS, que dicen que el 50% vamos a padecer la enfermedad. Tal como se ha comportado el Covid-19 en las anteriores olas, hay que ser prudentes para predecir cuándo llegará ese pico de casos», sentencia.

¿Cuándo acabará la sexta ola?
Tampoco es fácil para los expertos dar una fecha exacta sobre cuándo se podrá hablar del final de la sexta ola. Según el doctor Polo, las previsiones de la OMS dan pie a pensar que «aún queda mucho». África González, catedrática de Inmunología de la Universidad de Vigo, considera que, observando lo que ha ocurrido en Sudáfrica -que detectó Ómicron por primera vez-, donde se dio un pico muy brusco de subida de casos y otro drástico de bajada, situar el fin de la sexta ola en marzo no es descabellado. «Si los casos se estabilizan en un nivel bajo, en un nivel controlado, podríamos decir que esa sexta ola ha remitido», explica. Sin embargo, cree que hay que tener en cuenta que hay países europeos donde el estallido de infecciones por Ómicron llegó más tarde, «y con los movimientos de la población podríamos seguir teniendo incrementos en determinadas épocas».

Principio del fin: ¿Acabará Ómicron con la pandemia?
Son muchas las voces que consideran que es precipitado hablar de que Ómicron es un anuncio del fin de la pandemia. «Es aventurarse demasiado», sentencia Pere Godoy, expresidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). A su juicio, la suma de los altos porcentajes de vacunación de España y de las importantes cifras de contagios que se están notificando en estas semanas puede derivar en «un nivel de inmunidad que ayude a frenar esta sexta ola y quizá entrar en una etapa de control», aunque con prudencia, pues «se puede generar cierto optimismo que se venga abajo con la llegada de una nueva variante». Conseguir la inmunidad colectiva a base del contagio masivo, afirma, no es buena estrategia. «Tendríamos que ser conscientes, tanto la población como los responsables de las políticas sanitarias, de que permitir los niveles actuales de transmisión es muy peligroso porque con siempre puede haber personas que acabarán en el hospital y fallecerán», avisa.

También África González cree que es pronto para hablar del fin de la pandemia, pese a que los datos de España puedan respaldar esta tesis. «Tenemos un porcentaje muy alto de personas vacunadas y un porcentaje muy alto de personas que se han infectado con el virus, y esto hace que la inmunidad se ponga en marcha. De alguna forma estamos ya preparados porque aunque el virus circulara ya tendremos memoria inmunitaria. Pero sigue siendo pronto para pensar que es el fin», señala.

¿Hay que tratar el Covid como la gripe?
«Aún no estamos en endemia, estamos en pandemia», afirma con contundencia esta inmunóloga, que hace hincapié en las diferencias que se observan entre los dos virus: «No se comportan igual, pues la gripe es estacional, es en invierno, y la quinta ola de Covid la tuvimos en verano. A nivel de secuelas tampoco son iguales. Existe el Covid persistente y que yo sepa nunca se ha descrito una gripe persistente». Aun así, dice, y pese a que lograr que la pandemia se convierta en una enmedia costará, «parece que Ómicron ha venido a acelerarlo», aunque insiste que todavía es pronto para poder considerarlo.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), aseguró ayer que no es el momento de tratar al coronavirus como una endemia. «Seguimos en una pandemia», afirmó Marco Cavalieri, responsable de vacunación del organismo europeo. «No estamos en una situación de endemia ni mucho menos», expone Ismael Huerta, jefe de Servicio de Vigilancia Epidemiológica del Principado de Asturias, que pone énfasis en las diferencias en la velocidad de transmisión entre la gripe y el Covid-19: «En números globales podrían llegar a parecerse, pero la velocidad a la que aparcen no tiene nada que ver. La velocidad de transmisión que estamos viendo con este coronavirus es bastante mayor que la de la gripe».

Sin embargo, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) abogó ayer por empezar a tratar los dos virus de la misma forma. «Ni el sistema de salud ni la sociedad en su conjunto pueden permitirse continuar testando a asintomáticos o con síntomas leves y aislando a todos los positivos, con las consecuencias que ello conlleva a nivel social y económico por las bajas laborales masivas de personas sanas. Debemos acabar con la excepcionalidad: el Covid-19 debe ser tratada como el resto de enfermedades. La inmunidad adquirida y la llegada de Ómicron así lo permiten», dijo en un comunicado.

¿Seguirán subiendo los ingresos en hospitales?
A medida que las infecciones se incrementan, también lo hacen las personas que requieren de hospitalización para tratar la enfermedad, así como los ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos. «Vemos que la proporción de casos que ingresan en las UCI es muy baja, pero está relacionada con el número total de casos: cuantos más casos, más ingresos tendremos», dice el doctor Huerta, aunque pide tener en cuenta que, como ha ocurrido en las anteriores olas, los ingresos hospitalarios tardan más tiempo en verse que los nuevos contagios. «Pueden tardar en torno a una semana», apunta. «La incertidumbre es muy grande. No sabemos si en cualquier momento se disparará el número de ingresos y será necesario utilizar los recursos de las UCI», considera por su parte el presidente de Semergen.

«Vamos a tener más cifras altas de hospitalizaciones e ingresos en UCI porque surgen tiempo después de que las personas se infecten», expone África González, que quiere pensar «que serán casos más leves que no necesiten UCI». Además, señala, hay que tener en cuenta que entre los pacientes que se contabilizan en las camas de intensivos hay personas que no ingresan por coronavirus, sino por otras patologías, «pero como hay tantísimo virus circulante están contagiados y se consideran como ingresados por coronavirus, aunque no haya sido el virus lo que les haya llevado al ingreso», explica esta inmunóloga.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: