Crítica de ‘El mundo de ayer’: Madame la Présidente

Comparte este post

El mundo de ayer era la reflexión de Stefan Zweig sobre la Europa que dejaba poco antes de su suicidio, pero la película que hace el director Diastème sobre –más o menos- ello tiene no tanto de ayer como de hoy y, probablemente, de mañana. Se centra en la presidenta de Francia (la actriz Léa Drucker) poco antes de celebrarse unas elecciones que tal vez le den la presidencia de la República al candidato de la extrema derecha. Una película construida de diálogos y casi sin salir del despacho presidencial y sus aledaños, con informes que van y vienen, secretos que se desvelan, relaciones de todo tipo y pelaje, con algo de intimidad presidencial y con una sensación de fresco a todo color de lo que es la política, sus fidelidades, traiciones, conspiraciones, intereses y peligros.

Responde al cuerpo de película muy francesa con alma de thriller, y naturalmente los problemas y sus resoluciones no se ven, sino que se cuentan en buenos diálogos y mejores interpretaciones, además de la omnipresente Léa Drucker, que transmite fortaleza y fragilidad, está Denis Podalydès, que le otorga mucha segunda lectura a su personaje de hombre fuerte del Gobierno.

La cercanía de su estreno con las recientes elecciones de Francia provocan un «¡uy, uy!» muy estimulante, un plus de interés, y aunque todo son ucronías y posturitas ideológicas, se sigue con facilidad e interés hasta casi, casi el final, que pretende unos humos metafóricos dignos de su gran cinematografía.

Quizás te interese...

España vuelve a vacunar del Covid

Comienza la campaña de la segunda dosis de refuerzo frente al coronavirus, esta vez con vacunas adaptadas a Ómicron . Para la mayoría de los

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: