Costa Brava – Sevilla Atlético: De tal palo, tal pesadilla (0-0)

Comparte este post

Tiene dos problemas de enorme calado el Sevilla Atlético desde hace varias jornadas: el primero es el más urgente y es que todos los ojos están más que pendientes de su salvación, que cada fin de semana anda complicándosela más y más tras la tercera cita seguida sin sentir el triunfo. El segundo es llegar, y llegar de verdad al área contraria desde el minuto uno. Concretar. Ni sale a dominar la pelota ni prefiere los espacios un filial franjirrojo que hoy volvió a huir de sus responsabilidades ofensivas ante un Costa Brava en pleno estado de zozobra. Sólo en la segunda mitad reaccionaron los blanquirrojos para tirar de orgullo y responder a la primera mitad, y fue ahí donde nació la más clara: un centro medido de Luismi con el que Iván conectó dentro del área, pero su testarazo lo envió al larguero. Hoy sólo valía ganar y el filial se queda con la sensación de haber perdido dos puntos clave en vez de haber añadido uno a su casillero.

No sabemos si la Federación española se encarga personalmente del estado de los terrenos de juego de Primera RFEF. Lo que sí estamos al corriente es que si lo hay, ese señor estaba sacándose la papeleta de sitio de su cofradía esta misma tarde. No cabe ningún sentido, lejos de la broma, que se juegue en un campo así la permanencia de nadie. No invita a bajar la pelota el césped, por referirse de alguna forma a él. De ahí la importancia en la eficacia del juego directo, viendo que el asociativo directamente no existía en los primeros compases. Y es extraño, porque este segundo equipo sevillista ha demostrado tener mucha más calidad entre líneas, más imaginación en los costados y más mordiente en el carril interior del que demuestra, sintiéndose cómodo en los desplazamientos largos si cabe. Juanmi perdía la zona, por cierto, yéndose con Ilyas Chaira. Varela le tomaba la espalda y tocaba a placer para su compañero, que la mandaba a las nubes ante el asombro del escaso público de Palamós. Ocasión clarísima a favor del Costa Brava.

Tienen una tarea pendiente el filial sevillista: la de imponerse, al menos, en los duelos individuales, que deciden a la postre todos y cada uno de los partidos. Pero no se asomó Zarzana a la regularidad competitiva que sí mantuvo frente al Real Madrid Castilla, Iván sigue sin olerla ni crearla, y esto último sí que es sorprendente, y Nacho Quintana no tiene la verticalidad de antes ni acapara tanto espacio como cuando estaba de dulce y de dulce jugaba esta generación. Luismi, quién si no, al filo de la media hora, tiró de un amago brillante para romper al contrario y cedérsela al de Seseña, pero dio por el camino en el cuerpo de Capi, que se había caído por el estado de un agujero del campo.

La respuesta ofensiva, en el segundo turno
Alejandro Acejo vio todo eso y muchas cosas más en el descanso, y en vez de sustituir sus piezas, dio con la tecla justa metiendo a Luismi por dentro y que fuera el portuense quien hilvanara los hilos del ataque y descosiera los de la defensa local. Y vaya si lo hizo a las primeras de cambio. Condujo el gaditano varios metros antes de que el balón cayera en los dominios de Capi, que sacó un disparo sensacional que obligó la digna estirada de Marcos. Llegaba con precisión suiza el Sevilla Atlético sobre el área catalana en unos buenos minutos del segundo período que se fueron prolongando, y ahí que iba de nuevo Luismi a servir un córner que hallaba a Iván en el corazón del área. El solanero remató con todo, ganando a su adversario en el vuelo, pero su cabezazo se estrelló en la madera. Lejos quedan las dos dianas al San Fernando del ariete que encumbró a este equipo y que ahora lo necesita recuperar más que nunca.

Cristóbal sería quien se quedaría cerca de decantar la balanza en una penúltima ocasión que desataría el vaivén de los minutos finales. La más clara la acabaría anulando el colegiado después de que Carlos Álvarez levantase la cabeza, viese el desmarque de Juanlu, en posición legal, y el sevillano recibiese solo entre los centrales para plantarse sólo ante Marcos. Pero quedó en nada. Lo positivo es que el filial suma, pero no lo suficiente para igualar al Sanluqueño. Suenan palmas en Sanlúcar de Barrameda, y no porque haya salido ningún pollino de la Iglesia de San Miguel, sino porque el filial sevillista sigue por debajo y ahora se ha puesto al día de sus partidos pendientes.

Costa Brava: Marcos; Puig (Coris, m. 68), Manel Royo, Monreal, Perone, Pérez Martínez; Varela, Romero, Manchón, Sergio Gil (Álvaro, m. 77) e Ilyas Chaira.

Sevilla Atlético: Javi Díaz; Juan María Alcedo, Kike Salas, Juanmi, Valentino; Ismael (Carlos Álvarez, m. 64), Capi, Nacho Quintana (Cristóbal, m. 82), Zarzana (Juanlu, m. 60), Luismi (Kibamba, m. 82) e Iván.

Árbitro: Busquets Ferrer, del Comité Balear. Amonestó con tarjeta amarilla a Capi, Puig, Perone, Sergio Gil, Monreal, Manchón, Valentino, Coris y Perone.

Estadio: Municipal de Palamós.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: