Cinco lugares para divisar Córdoba desde las alturas

Comparte este post

Córdoba cuenta con distintos miradores, naturales unos y artificiales otros, que permiten divisar su belleza desde las alturas, descubrir esa Córdoba ‘alyana’, que nada tiene que ver con su orografía, ya que esta expresión árabe de la que ha derivado aquello de ‘Córdoba la llana’ no hace referencia a que se trate de un enclave sin relieve, sino a que es un destino exlusivo, ‘el paraíso’.

Te mostramos aquí algunos de esos lugares en alto para ver la ciudad a vista de pájaro.

Campanario de la Mezquita-Catedral
Una de las mejores panorámicas de la ciudad es la que puede contemplarse desde la Torre de la Mezquita-Catedral, que fue primero alminar del templo islámico y después campanario del edificio católico. Se trata de la construcción más alta de la ciudad, con 54 metros de altura, y se puede visitar para llevarse en la retina una hermosa estampa.

Tras la conquista cristiana, el antiguo alminar de la Aljama quedó reconvertido en campanario. En el año 1589 un terremoto afectó a su estructura y se edificó una nueva torre que envuelve parte de los vestigios califales. Hernán Ruiz III realizó la nueva torre catedralicia.

El arquitecto llegó a concluir el cuerpo de campanas. Posteriormente, se sucedieron las intervenciones de Juan Sequero de Matilla, que añadió el cuerpo del reloj, y de Gaspar de la Peña, autor de la linterna sobre la que se asienta la figura de San Rafael, obra de Pedro de la Paz y Bernabé Gómez del Río.

Cerrada al público en la década de los 90, fue en noviembre del año 2014 cuando se procede a la recuperación de su apertura como nuevo atractivo para el visitante.

La vista de la ciudad desde este punto es única; desde la Torre se puede ver todo el Casco Histórico, además del resto de barrios de Córdoba; el Guadalquivir y la Sierra que se levanta al norte.

El precio de las entradas es de 3 euros, (gratis para los nacidos y/o residentes en la diócesis). Más información, AQUÍ.

Torre de San Lorenzo
Otro de los enclaves que se suma a los miradores de la ciudad es la torre de San Lorenzo, que este mismo viernes se abre al público. A 26 metros de altura, esta atalaya permite disfrutar de una visión distinta la antigua Ajerquía y de los barrios que crecieron extramuros.

El Juramento de San Rafael, San Agustín, la iglesia de los Trinitarios, San Andrés, San Pablo, la Santa Iglesia Catedral y multitud de edificios de la ciudad son algunos de los rincones que se pueden ver desde este impresionante lugar para el que es necesario afrontar la subida de más de un centenar de escalones, que son los que permiten llegar a disfrutar de las vistas.

La torre presenta un buen estado de conservación, tras la restauración que se realizó en 2008; ha sido ese el motivo por el que el párroco de San Lorenzo, Rafael Rabasco, ha decidido abrir a quien quiera conocerla en su interior y disfrutar de las vistas que tiene, ya que se trata de una de las torres más altas de Córdoba.

Los interesados en conocerla podrán hacerlo cada día de 10.00 a 13.00 y de 18.00 a 20.00 horas. También se podrán concertar visitas fuera del horario, incluso nocturnas.

Mirador de Osario Romana
Menos conocido es el denominado mirador de Osario Romana, en la zona del ‘Cerro’, en el Sector Sur. Se trata de un espacio de unos 3.000 metros cuadrados que tiene un gran desnivel. Linda con la calle de Beato Henares al oeste y Secunda Romana al este.

La zona más alta de este mirador cuenta con una barandilla para disfrutar seguros del panorama, un paisaje que abarca toda la sierra cercana y la ciudad, desde San Jerónimo y Medina Azahara, hasta el cerro Clavellina de la Urbanización el Sol de Alcolea en el noreste. Una perspectiva distinta de la hermosura de Córdoba.

Este enclave se encontraba abandonado pero fue recuperado en 2018, tras una actuación del plan Mi Barrio es Córdoba correspondiente al ejercicio 2016 del mismo, pero cuyas obras se iniciaron con cierto retraso en octubre de 2017.

Ermitas de Córdoba
A unos 15 kilómetros de la ciudad, en las faldas de Sierra Morena, se encuentra el Desierto de Nuestra Señora de Belén, lugar donde se levanta el complejo de las Ermitas. Fundadas en el siglo XVIII por el hermano Francisco de Jesús, fue éste lugar de recogimiento eremita desde el medievo.

Dentro del recinto se ubica un magnífico mirador presidido por el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, obra realizada en 1929 por Lorenzo Coullaut Valera. Conocido también como el ‘Balcón del Mundo’, ofrece una vista del paisaje del entorno natural y urbano de Córdoba. Una panorámica sorprendente desde la terraza situada en la parte más elevada de las Ermitas.

Desde ahí se puede contemplar cómo se esconde el sol tras unas montañas salpicadas de parcelas y la ciudad de Córdoba, en la que se distingue el perfil de la Mezquita-Catedral y el Guadalquivir.

Mirador de la Asomadilla
El Parque de la Asomadilla, en la zona norte de la ciudad, cuenta con un enclave privilegiado para contemplar buena parte de Córdoba. Con sus 27 hectáreas de extensión, este auténtico pulmón verde cuenta con un mirador circular desde el que se puede ver incluso parte de la campiña al sur y la Sierra en el norte.

Este parque aúna tres barriadas de la capital: Santa Rosa, El Naranjo y El Brillante. Además del mirador, cuenta con distintos espacios: juegos infantiles, pistas multideportivas, circuito de cross, cafeterías, zona de actividades colectivas, además de grandes extensiones de césped.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: