Cambiar la sal por un sustituto de sodio y potasio evitaría millones de muerte prematuras

Comparte este post

Solo basta con cambiar el consumo de sal diario con un sustituto con menor contenido de sodio y potasio añadido se podía reducir el riesgo de ictus, infarto y muerte por enfermedad cardiovascular, asegura un estudio publicado en «The New England Journal of Medicine »presentado durante el Congreso Europeo de Cardiología.

El consumo de sal a nivel mundial es muy elevado, pero no así el de potasio. Ambos compuestos están relacionados con enfermedades como la hipertensión arterial, y un mayor riesgo de ictus, enfermedad cardiaca y muerte.

Según los autores de este nuevo trabajo, si se sustituye la sal por este nuevo compuesto, que reemplaza el clorídeo de sodio por el de potasio, se atajan estos dos problemas.

Se sabía que los sustitutos de sal reducían la presión arterial, pero hasta se desconocía que también disminuyeran el riesgo cardiovascular.

Según el investigador principal del trabajo, Bruce Neal, del Instituto George para la Salud Global, el nivel de beneficio que arroja este estudio sugiere que se podría prevenir millones de muerte tempranas si se cambia la sal por este sustituto.

«Todas las personas que consumen mucha sal deberían hacer el cambio. El paso siguiente es poner a disposición de las personas que lo demanden estos sustitutos», señaló.

El trabajo, además de mostrar lo importantes beneficios para la salud de este cambio en los hábitos alimentarios también despeja las dudas que podría haber con estos sustitutos. «No hemos visto ningún riesgo al añadir potasio al sustituto de la sal. Solo recordar que los pacientes con enfermedad renal no deben tomarlo, pero tampoco es aconsejable que consuman sal», comentó.

Todas las personas que consumen mucha sal deberían hacer el cambio. El paso siguiente es poner a disposición de las personas que lo demanden estos sustitutos

El estudio Salt Substitute and Stroke incluyó a 21.000 adultos con antecedentes de ictus o de mal control de la hipertensión arterial de cinco provincias e China—Hebei, Liaoning, Ningxia, Shanxi y Shaanxi, entre abril de 2014 y enero de 2015.

Se trata de un estudio de intervención en el que se sumistró a los participantes el sustituto de sal para su consumo diario, al menos 20 gramos por persona/ día. Los demás participantes continuaron con su consumo habitual de sal.

Se podrían prevenir casi 400.000 muertes prematuras en China cada año o millones en todo el mundo

Durante los 5 años de seguimiento del estudio, más de 3.000 personas sufrieron un ictus. Sin embargo, el riesgo de este evento cerebrovascular se redujo en un 14% en el grupo que recibió el sustituto de sal. También disminuyó el riesgo de cardiovascular y de muerte prematura en un13 % y 12%, respectivamente.

Y, además, destacó Neal, como el coste del sustituto de sal es relativamente económico (US$1.62 por kilo versus US$1.08 per kilo para la sal en China), la intervención sería también coste-efectiva.

Según Neal, se podrían prevenir casi 400.000 muertes prematuras en China cada año o millones en todo el mundo.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: