CaixaBank alerta de que el crecimiento de la economía en España se quedará en el 4,2% por la guerra en Ucrania

Comparte este post

CaixaBank lidera la transformación de la banca española con su ambicioso proceso de integración de Bankia, que entra en su fase final. Eso sí, condicionada por la guerra en el país ucraniano. El presidente de la entidad bancaria, José Ignacio Goirigolzarri, en su intervención en la Junta General Ordinaria de Accionistas 2022, celebrada este viernes en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, ha manifestado que «el entorno económico con el que empezábamos este ejercicio era claramente positivo», si bien «la invasión de Ucrania ha producido un cambio radical de escenario».

Teniendo en cuenta el contexto de la guerra en Ucrania, el presidente de CaixaBank ha rebajado la previsión de crecimiento de la economía española hasta el 4,2% y ha augurado una inflación media del 6,8% para este año. Este pronóstico contrasta con la previsión anterior del aumento del PIB para 2022, que se situaba en 1,3 puntos porcentuales más, hasta el 5,5%.

«Las incertidumbres son grandes y los riesgos económicos apuntan a la baja, pero yo soy optimista», ha afirmado Goirigolzarri, quien ha continuado: «Y lo soy porque, después de haber llevado a cabo de manera exitosa la mayor integración de la historia financiera en España, afrontamos el futuro desde unas importantes fortalezas financieras».

Uno de los puntos más sólidos que ha destacado el presidente de CaixaBank es, entre otros, su volumen de negocio: «En los últimos diez años nuestra entidad ha multiplicado por 2,5 su actividad, alcanzando unas cuotas de mercado muy notables». Goirigolzarri también ha puesto en valor la «gran solvencia» de la institución bancaria ahora con su sede social en Valencia, ya que posee unas ratios de capital muy por encima de los requisitos regulatorios (496 puntos básicos), «lo que nos permite afrontar posibles riesgos futuros».

«Contamos con un importante colchón de liquidez, lo que es fundamental en situaciones de volatilidad y de gran incertidumbre», ha apuntado Goirigolzarri en ese sentido, pero ha realizado un matiz sobre el contexto actual: «El sector bancario español en general tiene una posición muy distinta a la situación en la que nos encontrábamos en la última crisis financiera. Y dentro del sector, la situación de partida de CaixaBank es diferencial».

Además, el presidente de CaixaBank ha hecho balance de la integración de Bankia, un proceso que ha puesto en valor, al completarse, según sus palabras, «en tiempo récord la mayor integración de la historia bancaria de España» y manteniendo el foco en el negocio.

Según Goirigolzarri, la fusión «nos ha posicionado como el principal grupo financiero en nuestro país y que cuenta con la confianza de más de 20 millones de clientes en España y Portugal». «Desde un punto de vista financiero, nos ha permitido alcanzar los tres objetivos que nos marcamos hace un año: dotarnos de tamaño crítico, mantener una fuerte solidez financiera y alcanzar un modelo de rentabilidad sostenible», ha asegurado el máximo representante de la entidad bancaria.

Una vez finalizado el rápido procedimiento, ha explicado el presidente, CaixaBank trabaja con un modelo que busca la sostenibilidad del proyecto, no solo apoyada en los resultados financieros sino también en cómo se consiguen. Es decir, más allá de las métricas financieras.

Beneficios de 2.359 millones de euros
Por su parte, con los números en la mano, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha explicado a los accionistas presentes los resultados de la entidad bancaria correspondientes al año 2021, ejercicio en que el beneficio recurrente (neto) ha sido de 2.359 millones de euros, lo que representa un 70,8% de variación interanual contable, es decir, un gran aumento respecto al período anterior.

Los ingresos
core, que incluye el margen de intereses, las comisiones y los ingresos de la actividad aseguradora, se han elevado a 10.597 millones de euros, con una variación contable respecto al año anterior del 27,5%. Esto es debido a la «intensa» actividad comercial de la compañía.

Sobre la actividad comercial, Gortázar ha destacado el crecimiento de los recursos de clientes gestionados por la entidad, que a fin de año alcanzaron los 620.000 millones de euros, con un incremento del 49,2% (el crecimiento puramente orgánico fue del 10,5%). En el lado del crédito, CaixaBank cerró el último ejercicio con una cartera al sector privado superior a los 332.000 millones, un 46,3% más que en 2020, según informan.

Por otra parte, el alto ejecutivo de la institución bancaria ha explicado cómo ha sido el proceso de la integración de Bankia: «En tan solo ocho meses hemos integrado los equipos humanos, el modelo comercial y los sistemas tecnológicos de ambas entidades». Se trata, según sus palabras, de «la mayor operación de la historia del sector en España, la hemos culminado de forma muy exitosa y nos ha permitido consolidar aún más nuestra posición líder en el mercado financiero español».

«2021 ha sido un año extraordinario y positivo para CaixaBank», según las afirmaciones de Gortázar, quien ha destacado también: «Además de ejecutar la integración, hemos cumplido con los objetivos internos en términos de actividad comercial, cuenta de resultados y fortaleza financiera».

El consejero delegado de CaixaBank, además, se ha referido a la evolución de los tipos de interés, para apuntar que «tenemos la expectativa de que se produzca una subida paulatina». «Es imposible anticipar movimientos con certidumbre, pero existen razones para pensar que los tipos negativos quedarán atrás pronto», ha añadido.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: