¿Aire acondicionado fijo o portátil? La OCU aconseja al respecto

Comparte este post

Suben las temperaturas, se acerca de forma irrefrenable el verano y ya empieza a agobiarnos el calor. ¿No tienes aire acondicionado en casa? Es una compra casi imprescindible si vives en zonas tan cálidas como Andalucía o gran parte de España durante los meses estivales.

A la hora de comprar un aparato de aire acondicionado pueden surgir varias dudas acerca del precio, sus prestaciones y requisitos de instalación. No obstante, la primera pregunta que nos hacemos es si deberíamos decantarnos por un aparato fijo o uno portátil.

Para ayudar a todos los indecisos, así como a aquellos que estén pensando en cambiar de sistema de refrigeración, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) nos da una serie de consejos y explica las principales ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

Así son los aires acondicionados fijos
Empezando por los aires acondicionados fijos, estos se instalan anclados a la pared y, como es de esperar, no se pueden desplazar. La mayoría de ellos son actualmente modelos split (partidos), que cuentan con unidad interior y otra exterior. La unidad interior, que es la que produce el aire frío, se suele fijar en la pared del recinto que se quiere enfriar, mientras la unidad exterior, que es la que hace ruido, se coloca fuera de la casa.

Entre sus ventajas encontramos las siguientes:

— Son más eficientes y silenciosos que los aires acondicionados portátiles.

— También se pueden utilizar para calentar la casa.

— Son una forma segura de climatizar el hogar sin necesidad de dejar las ventanas abiertas.

Por otro lado se encuentran sus inconvenientes:

— Suelen ser más caros que los equipos móviles. El precio de los modelos split depende de la capacidad y gama de producto y oscila entre los 300 y los 2.500 euros.

— Tiene que instalarlo de forma permanente en una pared exterior un profesional certificado. El coste de instalación puede oscilar entre 250 y 500 euros.

— Está fijo en su lugar, no se puede mover entre habitaciones. Si se desea refrigerar más estancias habrá que adquirir otros aparatos para colocarlos en cada una de ellas.

— Para instalar la unidad exterior en la fachada de la casa si se vive en una comunidad de vecinos debe autorizarlo previamente la junta de vecinos.

Los sistemas fijos son los más eficientes

ABC
Así son los aires acondicionados portátiles
Por su parte, los equipos de aire acondicionado portátiles sin instalación son aparatos de una sola pieza que no necesitan estar anclados a la pared, sino que llevan ruedas para poder desplazarlos de una habitación a otra. Dada esa característica, es posible usar el mismo aparato para refrescar el salón durante el día y el dormitorio por la noche si ambos tienen una ventana y un enchufe adecuado. El impedimento para ello es su peso de 30 kg.

Estos son sus principales puntos fuertes:

— Suelen ser más baratos que los aires acondicionados del tipo split: su precio oscila entre los 200 y los 2.000 euros y no hace falta pagar instalación.

— Dan la oportunidad de refrescar el hogar sin necesidad de instalar nada de forma permanente.

— Se pueden desenchufar y trasladar o guardar cuando no estén en uso.

— Es posible utilizarlos como ventilador, sin producir frío.

Por otro lado se encuentran sus contras:

— Son menos eficientes en el enfriamiento que los modelos fijos.

— Los kits de sellado de ventanas para bloquear la abertura solo se pueden usar con ventanas correderas y no todos los aparatos los traen.

— Son pesados. Es posible que quien no tenga mucha fuerza tenga que pedir ayuda para colocarlo.

— Suelen ser ruidosos cuando se usan a alta potencia. Van desde 57 a 70 dB a todo volumen (una conversación normal se encuentra alrededor de 65 dB). Por ello puede ser difícil dormir con el aire encendido.

¿Cuál escojo entonces?
En líneas generales es más recomendable elegir un aparato de aire acondicionado fijo al ser más eficiente, cómodo y silencioso que los portátiles. Sin embargo, estos últimos pueden resultar una mejor opción en determinados casos:

— Para quienes residen en una vivienda de alquiler en la que no se van a quedar mucho tiempo.

— Si no se dispone de espacio exterior para instalar un split fijo o la comunidad de propietarios se opone a la instalación.

— Si hay previsión de darle uso solo durante unos pocos días al año, ya que el lugar donde se vive no es muy caluroso.

— La instalación de un aire acondicionado fijo resulta demasiado cara.

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: