Abre la capilla ardiente del cardenal Amigo en el Palacio Arzobispal de Sevilla

Comparte este post

Los restos mortales del cardenal arzobispo emérito de Sevilla, fray Carlos Amigo, ya se encuentran en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal de Sevilla, a donde han llegado alrededor de las siete de la tarde flanqueados por una comitiva formada por autoridades eclesiáticas, el padre general de los Hermanos de la Cruz Blanca y el Hermano Pablo, de la misma orden. Momentos antes de que se abrieran las puertas de la capilla ardiente, el arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses, ha rezado un responso por el alma de fray Carlos en presencia del Hermano Pablo, fiel secretario del cardenal, y otros miembros de la curia de la archidiócesis.

La capilla ardiente permanecerá abierta hasta las 23.00 horas de este jueves aproximadamente, y mañana tendrá un horario de 8.00 a 23.00 horas. Asimismo, habrá un programa de misas en la Catedral de Sevilla por el eterno descanso del cardenal Amigo, que ya se han empezado a celebrar en la tarde de este jueves y que continuarán mañana viernes a las 8.30, 9.30, 12.30, 19 y 20 horas. A continuación de la misa corpore in sepulto del sábado a las 11.30 horas, se procederá a la inhumación de los restos en la capilla de San Pablo de la Catedral de Sevilla. Por su parte, el Arzobispado ha concretado que todas las misas que se celebren en la Archidiócesis hasta la del domingo III de Pascua pueden ofrecerse por el eterno descanso del cardenal.

El arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses, y el hermano Pablo, secretario del cardenal Amigo velan el cadáver en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal

Manuel Gómez
Salón del Trono
El Salón del Trono es el espacio de mayor representatividad simbólica del papel del arzobispo en la Archidiócesis. La ornamentación de esta sala se remonta a los tiempos del cardenal Francisco Solís Folch de Cardona (1755-1775), como se comprueba en la repetición de su blasón, el sol, en varios elementos decorativos.

Aparece presidido este salón por el trono que se sitúa delante de un repostero con el escudo del actual arzobispo, flanqueado por dos copias de los cuadros de San Isidoro y San Leandro que Murillo realizó para la Sacristía Mayor de la Catedral de Sevilla, y que son presentados en este lugar como ejemplos de prelados santos y entregados a su grey.

En las paredes de este espacio cuelgan igualmente otras obras de interés, de entre ellas sobresale el lienzo de la aparición de San Isidoro a San Fernando, obra anónima de mediados del siglo XVII, así como los retratos de los últimos arzobispos junto con el del actual. El retrato del cardenal Carlos Amigo es obra del pintor sevillano Juan Antonio Huguet Pretel, mientras que los de monseñor Juan José Asenjo y monseñor José Ángel Saiz Meneses son obra de Arístides Artal, importante pintor hiperrealista contemporáneo.

Quizás te interese...

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: