¿A quién beneficia la supresión de los impuestos propios de la Comunidad de Madrid?

Comparte este post

Hoy, miércoles 1 de septiembre, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno la aprobación de una Ley para eliminar todos los impuestos propios de la Comunidad de Madrid. Con esta nueva norma, que tendrá que ser avalada por la Asamblea, Madrid se convertirá en la única comunidad autónona sin impuestos propios. En concreto, Ayuso terminará con dos impuestos: el impuesto sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados, y el impuesto sobre Depósito de Residuos.

Como reflejan los datos facilitados por el Ejecutivo autonómico, la recaudación de estos impuestos en la comunidad apenas supone el 0,02 % del total. Es decir, 0,7 euros por habitante frenta a una recaudación total de 3.415 euros por contribuyente.

¿Y quién se beneficia principalmente de la supresión de estos impuestos?

Cabría pensar que los grandes beneficiados con las empresas de encargadas de instalar máquinas recreativas en locales de hostelería, ya sean, o no, de apuestas, y las que se dedican a la gestión de residuos. Sin embargo, la eliminación de los mismos se debe, principalmente, a la duplicidad de los impuestos en el ámbito estatal.

Así, el impuesto de máquinas en locales de hostelería autorizados que grava la instalación de máquinas recreativas, con o sin premio, queda obsoleto con el impuesto estatal sobre el juego.

Del mismo modo, el impuesto sobre depósito de residuos, destinado a la protección del entorno y del medio ambiente, quedará pronto cubierto por el impuesto estatal que pretende poner en marca el Ejecutivo central de nuestro país.

Con todo, la medida anticipa la línea que pretende seguid Díaz Ayuso en cuanto a políticas fiscales que confrontan con las del Ejecutivo central, como ya había dejado entrever cuando se criticó desde el Gobierno de España la bajada de impuestos como del Patrimonio o Sucesiones en Madrid acusando a la autonomía de hacer «dumping fiscal».

Quizás te interese...

A %d blogueros les gusta esto: